Manifiesto Día Internacional del Migrante 2010

Hay mil millones de migrantes

Celebramos hoy, 18 de diciembre de 2010, el décimo aniversario de la proclamación por Naciones Unidas del Día Internacional del Migrante. Una celebración que nació fruto de la preocupación internacional ante el imparable crecimiento del fenómeno migratorio en el mundo –la cifra mundial de migrantes se ha elevado en 2010 a casi mil millones[1], según las estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)- y la necesidad de asegurar su protección y el respeto de sus derechos y libertades fundamentales.

En esta fecha, el Partido Socialista quiere expresar, en primer lugar, su reconocimiento a los centenares de miles de personas, procedentes de todos los rincones de la tierra, que en estos años han llegado a nuestro país en busca de una esperanza de vida mejor para ellos y sus familias, por su contribución al avance económico, social y cultural de nuestro país.

Con su trabajo y esfuerzo, estos nuevos ciudadanos han colaborado positivamente al crecimiento económico y al progreso social del país. También han contribuido al rejuvenecimiento de nuestra población, al aumento de las tasas de actividad y al superávit que registra nuestra Seguridad Social. Su capacidad emprendedora, unida a su disponibilidad para la movilidad laboral, les ha convertido en actores fundamentales de la dinamización socio-económica de nuestros pueblos y ciudades.

Pero con ser importante su aportación en el ámbito económico y laboral, debemos poner también en valor su capacidad de integración y disposición para adaptarse a las pautas de convivencia establecidas en la sociedad de acogida.

Esta actitud se ha traducido en una percepción positiva de la inmigración por parte de la gran mayoría de los ciudadanos de este país, que ha mostrado una disposición favorable hacia la integración social de los inmigrantes en igualdad de condiciones, para que puedan tener los mismos derechos y las mismas obligaciones que los españoles.

Nunca es fácil migrar: los españoles lo sabemos bien. Nunca es fácil abandonar nuestro país de origen, nuestro hogar, nuestra gente, para trasladarse a un país del que muchas veces desconocemos todo o casi todo: lengua, cultura, costumbres, normas de convivencia, leyes. Por ello, los hombres y mujeres socialistas apreciamos en lo que vale ese esfuerzo para construir día a día una sociedad cohesionada, aunque diversa, que refuerce la capacidad de nuestro país para afrontar con éxito los retos que nos depara el futuro.

Las políticas de integración puestas en marcha por el Gobierno socialista a través de los Planes estratégicos de Ciudadanía e Integración han señalado el camino para que entre todos –los nuevos ciudadanos y la sociedad de acogida- podamos hacer frente a este formidable desafío que es “construir convivencia”.

Somos conscientes de que el cambio de ciclo generado por la crisis económica y financiera está afectando este proceso y poniendo en dificultades nuestro Estado de Bienestar.

Desde el Partido Socialista queremos alertar del surgimiento de discursos y actitudes abiertamente xenófobas cuando no racistas, que tratan de identificar a los inmigrantes como los culpables de una crisis que, lejos de provocar, son los primeros en padecer. Discursos que debemos evitar que calen en nuestros ciudadanos como lo ha hecho en otros países receptores de inmigración: Holanda, Dinamarca, Italia, Francia….y que puede generar tensiones xenófobas y dificultades para mantener la cohesión social. Es nuestra obliga...