Manifiesto Día Internacional para la cero discriminación

 

El 1 de Marzo fue proclamado por la Asamblea General de la Naciones Unidas en 2013 como el Día Mundial para la Cero Discriminación (Zero Discrimination Day), una iniciativa impulsada por ONUSIDA para concienciar acerca del principio de que todos los seres humanos nacemos libres e iguales y que, por lo tanto, no se debe tolerar ningún tipo de discriminación por sexo, origen racial o étnico, edad, opiniones y creencias, enfermedad, discapacidad, orientación sexual o identidad de género, o cualquier otra circunstancia personal o social.

 

Bajo el lema “Hazte sentir contra la discriminación”, ONUSIDA, alerta este año sobre el hecho de que la discriminación afecta negativamente a toda la sociedad y no solo a las personas que la sufren. En este 2017 se centra en la importancia de eliminar la discriminación en el ámbito sanitario. Debe suprimirse cualquier obstáculo que dificulte el acceso al mismo puesto que la sanidad es un derecho universal.

 

Tras la reforma sanitaria del PP, las personas que viven en España tienen derecho a la salud o no, dependiendo de su situación a efectos de la Seguridad Social, y 800.000 personas han quedado en situación de vulnerabilidad absoluta: extranjeros en situación administrativa irregular y españoles y españolas en situación de desempleo que salen de España durante más de 90 días. Como resultado, se han causado graves perjuicios a los colectivos de población más vulnerables y se ha puesto en riesgo la salud colectiva con el elevadísimo coste social que eso supone.

 

Por ello, debemos trabajar para derribar los muros del miedo y del prejuicio que impiden o dificultan que las personas puedan acceder a los servicios de salud, reiterando nuestra firme oposición a la exclusión sanitaria de las personas inmigrantes y otros colectivos, llevada a cabo por el gobierno del Partido Popular. Todas las personas, en todo el mundo, deben tener derecho a la sanidad.

 

Las consecuencias de la discriminación nos hacen peores como sociedad. De este modo, ONUSIDA, advierte acerca del hecho de que discriminar conlleva no solo el sufrimiento individual de quien sufre el acoso, sino que además debilita la cohesión social. Igualmente advierte de que estigmatizar a las personas que con VIH desanima a que otras personas se realicen la prueba, impidiendo de este modo que aquella que lo necesite reciba el tratamiento adecuado, y poniendo en grave riesgo los esfuerzos colectivos por controlar y terminar de una vez por todas con la epidemia.

 

Por todo ello, nos recuerdan que combatir la discriminación es tarea de todas y todos. Levantarse y hablar cuando algo no está bien o alguien es tratado injustamente es una responsabilidad colectiva y todos debemos concienciarnos, apoyar a las personas que han sufrido discriminación, actuar para poner fin a la misma y promover los beneficios de la diversidad en nuestras sociedades.

 

Desde el PSOE, consideramos que la diversidad es un auténtico motor de progreso y desarrollo en sí misma y que, por tanto, debe ser tratada como un valor. Realizar una gestión adecuada de la diversidad ha de ser una de las principales prioridades del socialismo, porque, como dijo Rosa Luxemburgo, nuestro objetivo es construir “un mundo donde seamos socialmente iguales humanamente diferentes y totalmente libres”.

 

En este día reiteramos nuevamente nuestro firme compromiso contra la discriminación con la presentación en el Congreso de una proposición de Ley Integral para la Igualdad de Trato y No discriminación. Una iniciativa legislativa para proteger y garantizar los derechos de la mayoría de la población, que desarrolla y amplia toda la legislación comunitaria en materia de igualdad de trato y no discriminación, incluyendo el acceso a bienes y servicios, que garantiza la atención a las víctimas de discriminación, promueve la reparación de los daños causados y la aplicación de sanciones.

 

Finalmente, queremos mostrar nuestra preocupación por la alarmante proliferación a nivel global de tendencias que promueven el rechazo a la diversidad y la discriminación de grandes colectivos. Las mujeres y hombres socialistas creemos que la recuperación de ciertos discursos que todos creíamos enterrados a finales del S XX y que están basados en creencias disparatadas y prejuicios está poniendo en jaque los principales avances de la socialdemocracia a lo largo del siglo pasado y que, por lo tanto, en este 2017, más que nunca, es necesario no callarse ante el prejuicio, alzar nuestro voz en favor de la diversidad y hacernos sentir frente a la discriminación.