El PSOE valora la opinión del presidente de la AIReF sobre la renta mínima para los parados y resalta la urgencia de sacar adelante iniciativas de este tipo

El secretario de Política Económica considera “muy necesaria” esta medida, “en un contexto en el que, según los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida, el 22,3% de la población española se encuentra en riesgo de pobreza”

15/11/2017

El secretario de Política Económica y Empleo, Manuel Escudero, ha valorado que el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, que compareció ayer en la Comisión de Empleo del Congreso, calificara la propuesta de renta mínima para los desempleados como una propuesta de gran calado, con un potencial redistributivo muy significativo.

Escudero ve muy positivo que instituciones como la AIReF reconozcan que medidas como la iniciativa legislativa popular que se está tramitando en el Congreso entrañe importantes efectos redistributivos, “algo que consideramos muy necesario en un contexto en el que, según los últimos datos de la Encuesta de Condiciones de Vida, el 22,3% de la población española se encuentra en riesgo de pobreza”.

“En un contexto como el actual, en el que el PIB crece a buen ritmo y sin embargo la tasa de riesgo de pobreza va en aumento, es urgente sacar adelante iniciativas como la ILP o el Ingreso Mínimo Vital, que hemos propuesto en nuestro programa electoral, e incluso ir más allá. Por ello, desde el PSOE estamos a favor, cuando las posibilidades presupuestarias lo permitan en un futuro próximo, de la creación de un impuesto negativo sobre la renta, que permitiría entregar, de manera incondicionada, una transferencia a todos los declarantes que tengan una renta bruta inferior a 5.300 euros, de manera que se garantice que llegan a ese nivel de ingresos”, explica Escudero, que agrega que “estamos hablando de garantizar un derecho ciudadano, que supondría un paso relevante en la lucha contra la pobreza extrema, que beneficiaría a más de 2 millones de personas y para lo que estimamos un coste total de 5.500 millones de euros”.

“Mientras los efectos de la recuperación económica siguen sin percibirse por una buena parte de la ciudadanía de este país, el PSOE seguirá insistiendo en la necesidad de aprobar iniciativas que busquen avanzar de un modo decidido y urgente en un plan de choche de lucha contra la pobreza y la desigualdad”, concluye.