Manuel Escudero denuncia los problemas “estructurales y de naturaleza regulatoria” que hay tras los picos del precio de la luz

El dirigente socialista advierte de que “las alarmas sobre los altos precios de la electricidad en España aparecen de manera sistemática con la ocurrencia de episodios llamativos” como el del 23 de octubre, “pero la alarma debería ser constante”

El secretario de Política Económica, Manuel Escudero, ha denunciado los problemas “estructurales y de naturaleza regulatoria” que están detrás de los picos del precio de la luz que se han registrado en fechas recientes.

 

El responsable económico de la dirección federal lamenta que “siempre haya una justificación” por parte de la Administración cuando suceden episodios “de alarmantes variaciones en los precios, que en realidad provienen de un mercado mal diseñado e ineficiente”. Escudero ilustra esta denuncia apelando a las “explicaciones oficiales que culpan a la sequía, a la falta de viento, a la ola de frío o de calor… a cualquiera justificación por parte del Gobierno cuando saltan las alarmas por los altos precios de la electricidad”.

 

Para Manuel Escudero, que trae a colación el episodio registrado el pasado 23 de octubre, con precios muy elevados en el mercado de la electricidad entre las siete y las diez de la noche, “las alarmas sobre los altos precios de la electricidad en España aparecen de manera sistemática con la ocurrencia de episodios llamativos. Pero la alarma debería ser constante, porque los precios son estructuralmente superiores al conjunto de los costes de la electricidad debido a una mala regulación. Esta situación, que España arrastra desde hace casi dos décadas, se está agudizando además por la aparición de tecnologías disruptivas, como son las renovables, cuya capacidad competitiva es incompatible con la regulación vigente de los mercados eléctricos en España”.

 

En el contexto de la reflexión que está efectuando el PSOE sobre la arquitectura de los organismos reguladores y la limitación del poder de los oligopolios en España”, Manuel Escudero deplora que “la CNMC, por su falta de especialización, no este capacitada para hacer propuestas regulatorias que aborden los problemas de fondo”. Entre estos problemas, el secretario de Economía cita “la consideración por la regulación vigente de que todos los kWh son iguales, sean de origen fotovoltaico, eólico, hidroeléctrico o nuclear, presten el servicio que presten al Sistema Eléctrico y que por ser iguales deben tener todos el mismo precio para los consumidores, aquel que determina un mercado hipermarginalista que fija como precio, para todos los kWh, el del kWh de mayor coste que vacía el mercado”. Un precio que se ve incrementado con otras variables adicionales, “y en los cuales los operadores pueden alterar estratégicamente sus ofertas y sus demandas, para aumentar sus beneficios, en una dirección que nada tiene que ver con una operación técnica y económicamente eficiente para el sistema en su conjunto”.