María Luisa Faneca: “El Gobierno se ha olvidado del mundo rural”

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) y el PSOE han mantenido un encuentro en la sede socialista de Ferraz, en el que la organización profesional agraria ha presentado un documento de propuestas para la agricultura y el medio rural, de cara a los procesos electorales autonómicos y locales, con el objetivo de que figuren en los programas de gobierno en el caso de que los ciudadanos otorguen al PSOE su confianza.

 

Por parte del PSOE han estado presente los portavoces de Agricultura del Congreso y Senado, Alejandro Alonso y Fuensanta Coves, y la Secretaria Federal de Agricultura y Pesca, María Luisa Faneca, quien ha denunciado que “el Gobierno se ha olvidado del mundo rural” y ha señalado que “gran parte de las medidas presentadas por la UPA aparecen en nuestros programas electorales en los que dedicamos un amplio apartado al medio rural y a las personas que vivimos en él, que además de garantizar nuestra seguridad alimentaria, preservan el patrimonio natural, social y cultural de estas zonas”.

 

En el documento de la organización aparecen, entre otras cuestiones, una apuesta por la defensa de un modelo de ayuntamientos y poblaciones con servicios públicos garantizados y competencias esenciales; así como por potenciar la agricultura familiar sostenible con un apoyo efectivo a la incorporación de jóvenes a esta actividad e incentivar la titularidad compartida de las explotaciones agrarias, reforzando el papel de la mujer agricultora.

 

UPA y PSOE han lamentado la difícil situación por la que atraviesa el sector agropecuario “agravada por el fin de la cuota láctea y los enormes problemas en el modelo de aplicación de las ayudas de la Política Agraria Común. Recordemos que la renta agraria descendió en 2014 más de un 7%” ha señalado Faneca.

 

Por último y en este sentido,  la responsable socialista ha adquirido el compromiso de continuar presentando iniciativas instando al Gobierno de Rajoy a que modifique el sistema de reparto de ayudas derivadas de la Política Agraria Común que ha impuesto y que reajuste el Coeficiente de Admisibilidad de Pastos para que los ganaderos no se vean perjudicados por un sistema “que acarrea situaciones ilógicas e irracionales como la de no contemplar la vegetación del monte mediterráneo como pasto y dar a zonas sin ganadería el máximo coeficiente”.