Matilde Valentín exige a Esperanza Aguirre que pida disculpas al doctor Montes y que destituya a Lamela

Tras el archivo del caso del Hospital Severo Ochoa, conocido hoy, la dirigente socialista pide al PP que asuma responsabilidades

La secretaria de Bienestar Social del PSOE, Matilde Valentín, exigió hoy a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que rectifique “y que pida perdón y disculpas públicamente tanto al doctor Luis Montes como a todos los profesionales sanitarios del Hospital Severo Ochoa de Leganés, por las acusaciones que han estado vertiendo sobre ellos en este tiempo por supuesta mala praxis médica, tras conocer hoy que la Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado en un auto de sobreseimiento y archivo del caso”. Valentín emplaza también a Aguirre a que destituya a Manuel Lamela, ex consejero autonómico de Salud, de sus actuales responsabilidades en el Gobierno autonómico, “porque no puede seguir desempeñando una responsabilidad pública ni un minuto más” después de que se haya conocido el fallo.



Valentín también pide a Aguirre que restaure en sus puestos de trabajo a todos los jefes de servicio y profesionales que fueron relegados de ellos mientras duró la investigación en el hospital.



La dirigente socialista denuncia que “el caos que generó el PP en Madrid no tiene precedentes; han demostrado su irresponsabilidad con los ciudadanos, creando una alarma social y provocando un desconcierto y desconfianza injustificados hacia nuestros profesionales sanitarios”. “Los ciudadanos madrileños no se merecen estar gobernados por los políticos del PP, que están deteriorando cada día más nuestro sistema sanitario público, un sistema que hemos levantado entre todos los ciudadanos”, agrega.



Por último, Valentín recuerda, que desde que se inició este proceso, el PSOE ha condenado enérgicamente la actuación precipitada e irresponsable del Gobierno de Esperanza Aguirre, “y yo misma denuncié que la falta de discreción de sus actuación en relación a este tema había provocado un daño irreparable, tanto a los profesionales de la sanidad como a los ciudadanos, y una alarma social sin precedentes”.





(Nota de prensa difundida el 28 de enero de 2008)