MERITXELL BATET apela a recuperar el “espíritu Gabilondo” y a “reeditar a partir de 20 de diciembre un gran pacto de estado” en materia educativa

Ángel Gabilondo asegura que los socialistas “vamos a trabajar activamente para buscar formas de participación y consenso máximo para dar a este país el acuerdo que se merece y que garantice la universalización, la igualdad de oportunidades y el futuro de España”

07/12/2015

La coordinadora del programa del PSOE y número 2 de la candidatura socialista por Madrid, Meritxell Batet, afirmó hoy que “el PSOE debe ganar las próximas elecciones para poder volver al espíritu Gabilondo y recuperar en este país un gran acuerdo de estado para un modelo educativo que piense en la mayoría”. “Lo hizo el ministro Gabilondo acordando un pacto de educación con la comunidad educativa, con las CCAA, con todas las fuerzas políticas, excepto con el PP, que fue el único que lo frustró” y  “a partir del 20 de diciembre hay que reeditar ese gran acuerdo que tanto necesita nuestro país”.

 

“Para que la educación sea un bien público, un derecho universal, un modelo basado en la colaboración, participado, que apueste por la libertad, la igualdad, para beneficiar a la mayoría de los ciudadanos y no solo a unos pocos, es imprescindible que el PSOE gane las próximas elecciones”, dijo.

 

Así lo aseguró en un acto sobre educación en la localidad madrileña de Leganés, junto al responsable de Educación del grupo de expertos del PSOE y portavoz del GPS en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo.

 

Principales compromisos del PSOE en materia educativa

 

La dirigente socialista desgranó los principales compromisos del PSOE en materia educativa: derogar la LOMCE y reeditar ese Pacto educativo en torno a una ley que dé estabilidad a nuestro modelo educativo; aumentar los presupuestos en materia de educación, en los PGE y en las CCAA en las que gobierne el PSOE, para que haya un suelo mínimo para la educación del 5%, sin renunciar a alcanzar el 7% del PIB a medio plazo; concebir las becas como derecho; establecer unos precios públicos y tasas asequibles ; ampliar la universalización de los 0 a los 18 años, poniendo énfasis en las escuelas infantiles; aprobar un Estatuto del personal docente y un sistema a de acceso con un MIR similar al sanitario; revitalizar los Consejo Escolares y alcanzar un acuerdo con las CCAA para reducir los deberes escolares.

 

“Todo ello lo haremos con la búsqueda del consenso, del acuerdo, porque para nosotros la educación es una auténtica política de estado”, añadió.

 

Diferente concepción de la educación entre PP y Ciudadanos y PSOE

 

Batet señaló la importancia de que la educación, el conocimiento y la cultura, instrumento principal de lucha contra la desigualdad,  vuelvan a ser prioritarios para el próximo gobierno. Así, denunció que en estos 4 años de gobierno del PP hay 30.000 docentes menos en la escuela pública, se han eliminado las becas como derecho, se ha reducido la inversión en becas y han aumentado las tasas universitarias”, el presupuesto ha bajado al 4,2% del PIB y su compromiso es dejarlo en el 3%, hay 77.000 alumnos menos en universidades públicas y 13.3000 alumnos más en privadas.

 

En este sentido, señaló cinco diferencias entre la concepción de la educación que tienen PP y Ciudadanos y la que tiene el PSOE: En primer lugar, PP y Ciudadanos entienden la educación “como un bien de consumo, como mercancía, sometida a leyes de oferta y demanda”, mientras que “el PSOE concibe la educación como un bien público que nos prepara para ejercer el derecho a la libertad, con independencia de nuestro origen”.  En segundo lugar, los populares y Ciudadanos conciben la educación “como un instrumento para mantener élites en el poder”, mientras que los socialistas la conciben como “un instrumento para hacer florecer el mérito allí donde esté”.

 

Como tercer elemento diferenciador, Batet señaló que Ciudadanos y PP “conciben la educación como un derecho heredado y promueven un sistema educativo privado y uno público recortado”. En cambio, el PSOE entiende la educación como “un derecho universal al que todos los ciudadanos tienen derecho a acceder”. El cuarto elemento es que ellos piensan que “la educación se fundamenta en la competición, entre estudiantes  y entre centros, mientras que para el PSOE el fundamento es la colaboración”. La quinta diferencia es que PP y Ciudadanos “conciben la libertad de enseñanza como la libertad del centro para elegir alumnos y eliminar la participación de los padres, mientras que el PSOE piensa que son los padres los que deben elegir los centros para sus hijos y tener participación activa en los Consejos Escolares”.

 

Ángel Gabilondo

Por su parte, Ángel Gabilondo se ha comprometido a trabajar por un Pacto social y político por la educación: “Sin perder nuestras convicciones y nuestros valores, con independencia del papel que los ciudadanos nos otorguen, vamos a trabajar activamente para buscar formas de participación y consenso máximo para dar a este país el acuerdo que se merece, un acuerdo que garantice la universalización, la igualdad de oportunidades y el futuro de España”, recalcó.

Ha advertido que hay que dar respuesta a la “demanda social” que está pidiendo “sostenibilidad económica, financiera y de recursos” y “estabilidad legislativa, normativa y de objetivos” y ha señalado que “no nos gusta la LOMCE porque no es una ley hecha con participación y con consenso, y no creemos en un modelo educativo que no esté basado en la participación y en el consenso, y que no cuente con la comunidad educativa”.

En su intervención, Ángel Gabilondo ha defendido “la igualdad, la equidad y la universalización de la Educación”, porque –ha dicho- “no se mejorará la educación mientras una sola persona por razones sociales y económicas no pueda progresar en sus estudios. No se mejorará la educación mientras estimemos que hay que hacer una educación extraordinaria para unos cuantos mientras la generalidad asiste al deterioro de la atención a la educación. Nosotros decimos ‘sí a la excelencia’ pero ‘no al elitismo’”

En este sentido, ha hecho hincapié en las propuestas socialistas para universalizar la educación de 0 a 18 años, recuperar las becas como un derecho que garantice la igualdad de oportunidades, bonificar las tasas universitarias, aumentar las plazas de formación profesional, y avanzar en la “profesionalización de la profesión de profesor”.