Meritxell Batet: “La economía 'con alma' de Rajoy recuerda a la economía 'compasiva' de Bush”

La coordinadora del Programa Electoral y número dos de la candidatura propuesta por el PSOE de Madrid, Meritxell Batet, se ha referido a la estrategia electoral del PP de hacer girar su discurso hacia una ‘economía con alma’ y ha señalado que esta maniobra le recuerda a “cuando Bush hablaba de ‘economía compasiva’”. Si ya “el PP se inspiró mucho en su policía internacional en losneocon, ahora en política económica siguen la misma línea”, afirmó.

 

En una entrevista en ‘Los Desayunos’ de TVE, Batet ha asegurado que esa economía con alma “la tendría Rajoy que haber demostrado en el momento en que llegó a la Presidencia del Gobierno, aprobando medidas y normas que favorecieran a la mayoría de ciudadanos” y no yendo como ha hecho “en dirección contraria”.

 

Derogación de la reforma laboral

La secretaria de Estudios y Programas ha confirmado también que, si el Partido Socialista gana las elecciones, “no solo vamos a derogar la reforma laboral, sino que elaboraremos un nuevo Estatuto de los Trabajadores” que esté “a la altura del siglo XXI” y con el que “renovar el pacto entre sindicatos, empresarios y poderes públicos”. “Todo ello –añadió- con un objetivo: que el empleo que se cree en España sea de calidad, porque no podemos estar compitiendo a la baja en salarios como ahora pasa y troceando el trabajo que hay para que más gente tenga supuestamente trabajo pero no llegue a final de mes”.

 

Por lo tanto, y desmintiendo la información que hoy aparece en el diario La Razón, subrayó que no serán retoques sino que los cambios en la legislación laboral se van a “abordar con profundidad”.

 

Elecciones Portugal

Batet, que felicitó a Passos Cohelho por su victoria en las elecciones portuguesas celebradas ayer, lamentó que la participación haya sido muy baja, y que la izquierda se haya presentado fraccionada a estos comicios.

 

La dirigente socialista destacó que en el Parlamento portugués “habrá una mayoría de izquierdas, pero es una izquierda muy heterogénea y es complicado llegar a acuerdos cuando hay programas tan distintos” apuntó.

 

Cataluña

Sobre la investidura de Mas, Batet aseguró que “está en manos de la CUP, un partido que dijo durante toda la campaña que no iba a hacer presidente de la Generalitat a Mas”. “Si cumplen con su palabra, Artur Mas no será presidente de la Generalitat”, dijo. En todo caso, recordó que la responsabilidad de formar gobierno la tiene, por supuesto, el partido que gana las elecciones.

 

Tras afirmar que, se quiera o no, Cataluña será uno de los temas de campaña, lamentó “que el Gobierno actual no haya querido reconocer que el encaje de Cataluña en el conjunto de España es uno de los principales problemas políticos que tenemos”, por lo que “obviarlo, no hablar de él, no hace que desaparezca”.

 

Respecto a la propuesta de reforma constitucional que está elaborando el PSOE, y que entre otras cuestiones abordará la cuestión catalana, la dirigente socialista afirmó que “lo más importante sería que la fuerzas políticas nos pusiéramos de acuerdo en pensar que esa es una vía de solución” y estar “dispuestos a sentarnos a la mesa y empezar a hablar”. “Mientras eso no se dé, va a ser complicado avanzar. Nosotros pensamos que es la única solución posible y estamos dispuestos a hablar de cualquier otra propuesta que se haga desde cualquier otro partico, aunque lo cierto es que ahora la única que hay encima de la mesa es la renovación del pacto de convivencia” que ha formulado el Partido Socialista.

 

Designación como número dos de la lista por Madrid

Respecto a su designación como número dos de la candidatura por Madrid, agradeció la “confianza” de Pedro Sánchez y mostró también su agradecimiento a la militancia del Partido Socialista de Madrid, “que se caracteriza por su generosidad, por sumar, por integrar”.

 

Batet explicó que Sánchez le ha pedido que siga trabajando en la coordinación del programa electoral, “que queremos presentar como un proyecto renovado de país, no sólo para los próximos 4 años, sino de medio y largo alcance, con un horizonte más amplio” y en la coordinación de los trabajos del grupo de expertos para la reforma de la Constitución.