Morán recuerda a todos los países que el cambio climático afecta al medio ambiente y también a la economía

Reitera que resulta “imprescindible” acordar nuevas reducciones de emisiones de gases invernadero en la próxima Cumbre de Copenhague

El Secretario de Medio Ambiente del Partido Socialista, Hugo Morán, ha asegurado hoy, tras su regreso de Groelandia, que el cambio climático no sólo afecta al medio ambiente, sino también a la economía. El Ártico es el “termómetro que mide la temperatura de un enfermo que se llama Tierra” y la fiebre “sigue subiendo”, añadió.

Morán que ha participado en la expedición de Greenpeace que estudia el deshielo del Ártico, a bordo del Artic Sunrise. Ha tenido la oportunidad de recibir, de primera mano, los últimos resultados de científicos como el profesor Gordon S. Hamilton, del Climate Change Institute de la Universidad de Maine, y por la doctora Fiamma Straneo, colaboradora de la Woods Hole Oceanographic Institution de Estados Unidos, o el doctor Richard Bates, del Scottish Oceans Institute de la Universidad de St. Andrews. Los expertos han trasladado al socialista su “preocupación por el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero”. “

España es una parte del organismo Tierra”, explica el responsable de Medio Ambiente del PSOE, y “si el hielo sigue disminuyendo en el Ártico el ancho de nuestras playas disminuirá, nuestras especies marinas buscarán aguas más frías y los viñedos también tendrán que buscar nuevas ublicaciones, es decir, además de repercusiones medioambientales, la economía también sufrirá”. Para Morán está claro que los gobiernos de “todos los países” deben añadir “a la vertiente medioambiental del cambio climático su vertiente económica”.

Los científicos han trasladado al político socialista que, “si el Ártico sigue debilitándose, las consecuencias para el año 2050 llegarán en forma de migraciones masivas por sequías, desaparición de áreas de cultivo y pesca” en todo el planeta. Por eso Morán insiste en la necesidad de que todos los gobiernos, aprueben “protocolos y normativas” para frenar el calentamiento global. Y una de las oportunidades que van a tener los gobernantes para ponerse manos a la obra será la próxima Cumbre de Copenhague. En ella, el responsable de Medio Ambiente del PSOE espera que “se apueste por un compromiso de reducción de emisiones que no esté por debajo del 30%”.