Narbona: El 1-O sería solo un "recuento" que los catalanes "no deben legitimar" con su voto

Confía en que no haya votación sobre la tesis de que se den las “iniciativas dentro de la legalidad que el Gobierno pueda impulsar” contra la misma, para lo que pidió al Ejecutivo “mesura y proporcionalidad”. Por otro lado, “porque no renunciamos a que dentro de Cataluña exista un mayor rechazo por parte de la ciudadanía a que el referéndum se lleve a cabo generando una nueva frustración”

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, aseguró este jueves que confía en que el referéndum de independencia anunciado en Cataluña para el 1 de octubre no llegue a producirse, si bien pidió a los ciudadanos de esta comunidad autónoma que rechacen lo que sólo sería un “recuento” en caso de que se lleguen a poner las urnas.

En una entrevista concedida a Servimedia, la presidenta socialista explicó sobre “el eventual referéndum en Cataluña” que espera que éste no se celebre pero que, de roducirse, no sería más que un “recuento”, por lo que pidió a los catalanes que no lo legitimen acudiendo a las urnas.

Confía en que no haya votación el 1 de octubre sobre la tesis de que, por un lado, se den las “iniciativas dentro de la legalidad que el Gobierno pueda impulsar” contra la misma, para lo que pidió al Ejecutivo “mesura y proporcionalidad”. Por otro lado, “porque no renunciamos a que dentro de Cataluña exista un mayor rechazo por parte de la ciudadanía a que el referéndum se lleve a cabo generando una nueva frustración”.

Narbona añadió que, ante la “eventualidad de que al final de todo pudiera haber urnas en la calle”, en ese “supuesto” que dice que “no se puede excluir”, considera “muy importante insistir en que los ciudadanos no deberían legitimar con su participación la existencia de esas urnas”, ya que hasta los órganos consultivos de la Generalitat “cuestionan las condiciones democráticas en la que se va a desarrollar, si se desarrolla, esa consulta”.

Por todo ello, la exministra insistió en que de producirse el referéndum no sería una consulta legal, sino “un recuento, algo sin ningún valor jurídico”. Por ello, apeló a las personas que no quieren irse de España a que tengan en cuenta que “eso no sería un referéndum, porque no tendría las garantías democráticas” sino que sería “un puro recuento” que "no conduce más que a una mayor frustración”.

TURISMO

Por otra parte, Narbona, dijo este jueves a los dirigentes de las CUP que el debate sobre el modelo de turismo para hacerlo más sostenible y reducir la presión en algunas zonas debe ser abordado desde la ley y el diálogo, nunca desde la violencia. Narbona aseguró que los episodios violentos que se están registrando en Cataluña son "una mala noticia", porque "ningún conflicto debe resolverse por la vía de la violencia". "Hay muchas formas hoy día en una sociedad democrática para plantear el debate sobre un turismo más sostenible, mejor regulado, de calidad", teniendo en cuenta que es un sector "muy importante" en la economía española.

Destacó que esos episodios no tienen solo a Cataluña como objetivo territorial y que también se han producido en Baleares, pero en todo caso insistió en que la violencia tiene que ser "desterrada" en una sociedad que se ha dotado de herramientas democráticas para cambiar leyes, exigir cambios a los gobiernos o regular lo que sea necesario, también para "reducir la presión del turismo en algunas zonas que deben ser conservadas".

Todo, reiteró, se puede y se debe abordar "desde la ley" y, en su caso, desde el debate parlamentario, "pero nunca haciendo daño a nadie y generando miedo".

VENEZUELA

En relación con la situación de Venezuela, Narbona juzgó "muy grave" el fraude denunciado por la empresa encargada de la votación en la elección de la Asamblea Constituyente de Venezuela el pasado domingo, pero pidió no "despreciar" el diálogo con el Gobierno de Nicolás Maduro y hacerlo compatible con "medidas más contundentes".

Narbona argumentó que los venezolanos "merecen que los esfuerzos se hagan en todos los planos", por un lado en el "de la sanción o la penalización", pero también en el del diálogo.

Preguntada expresamente por el fraude electoral, Narbona dejó claro que los socialistas "por supuesto rechazamos prácticas como ésta, que parece indicar una ausencia de garantías democráticas" en esa consulta.

Lo rechazan, subrayó, como han rechazado "la violencia y la represión" que se viven desde hace semanas en Venezuela y como ha exigido la liberación de todos los presos políticos, remarcando la solidaridad con los españoles que viven en Venezuela y con los venezolanos que desde España se preocupan por los familiares y amigos.

Sobre esa base hizo "un llamamiento" a Maduro "para que no siga por una vía que no conduce a ningún sitio razonable", ya que en Venezuela ya había una Asamblea Nacional con unos representantes elegidos por el pueblo, y "toda esta operación ha sido profundamente cuestionada por la comunidad internacional".

Sobre el papel del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, lamentó que se critique su "esfuerzo" y subrayó los agradecimientos que recibió, también de la dirección del PSOE, cuando logró que Leopoldo López pasara de la prisión a confinamiento en su domicilio, "cosa que precisamente ha terminado de manera abrupta estos días".

Narbona defendió que los esfuerzos para facilitar el diálogo "siempre deben intentarse", y por ello cree "muy injustificada cualquier crítica a la buena voluntad" demostrada por Zapatero, convencida de que ha hecho "todo lo que estaba en su mano" aunque la respuesta "no ha sido ni mucho menos la esperada". "Quien es criticable es el señor Maduro, no es el señor Zapatero", sentenció.

La presidenta del PSOE cree que una respuesta de ámbito europeo sería "mucho más convincente" que reacciones de cada país miembro, y reiteró que "caben muchas iniciativas" que tendrán que ser analizadas. No obstante, precisó, "en cualquier conflicto el diálogo puede ser compatible con medidas más contundentes" desde el punto de vista de las relaciones internacionales, y "es algo que nunca se debe despreciar".