"No conseguirán poner en duda la universalidad de la educación y la sanidad"

María Teresa Fernández de la Vega tacha a Rajoy de "oportunista, ocurrente y contradictorio" en sus propuestas

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha afirmado que "no van a conseguir" poner en duda la universalidad de derechos básicos como el del acceso a la sanidad y a la educación, en alusión al debate sobre el empadronamiento de los inmigrantes ilegales.

De la Vega ha añadido durante una rueda de prensa celebrada en Palma que es "sorprendente y lamentable" la manera en que "algunos" pretenden estos días poner en entredicho los citados derechos. En cuanto a las declaraciones del presidente del PP, Mariano Rajoy, que planteó ayer que no haga falta empadronarse para acceder a los servicios básicos, la vicepresidenta ha dicho que "resumen muy bien la que ha sido hasta ahora la forma de hacer oposición del Partido Popular: oportunista, ocurrente y contradictorio".

En cuanto al primer calificativo, lo ha argumentado en que el partido en la oposición "se apunta a todo con tal de desgastar al Gobierno y rascar un puñado de votos", mientras que respecto al

segundo ha dicho que "sus propuestas no se sostienen en el más mínimo análisis".

Acto seguido, ha afirmado que el PP es contradictorio porque "dicen una cosa y mañana dicen otra" y finalmente ha concluido que sus posturas respecto a la inmigración son "un buen ejemplo" de esta manera de hacer oposición.

INSULARIDAD

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha anunciado l que el Gobierno introducirá por primera vez, durante su Presidencia de la Unión Europea, el debate sobre las compensaciones aplicables a la condición insular, con el fin de facilitar una mayor cohesión territorial y que "las gentes de Baleares no se sientan aisladas, sino parte de Europa".

"El mar Mediterráneo nunca ha sido una barrera, sino más bien todo lo contrario", ha incidido la vicepresidenta, al tiempo que ha asegurado que el programa de la Presidencia española introducirá un debate sobre el futuro de la cohesión territorial y la aplicación de compensaciones a la condición insular.

Además, se favorecerá el desarrollo de las islas impulsando la participación de los ayuntamientos, todo lo que servirá para que los baleares "interioricen la ciudadanía europea y aporten a sus

instituciones toda su riqueza y todo su potencial económico y social".

La vicepresidenta se ha reunido esta mañana en Palma con el presidente del Govern balear, Francesc Antich, y varios de sus consellers para analizar las prioridades de la Presidencia española de la UE y escuchar las propuestas de las islas en diversas materias, especialmente el turismo.