Óscar López afirma que España "es un gran país, pero con un mal Gobierno"

Denuncia que Rajoy se ha dedicado durante un año y medio a "buscar excusas, a buscar culpables en lugar de buscar soluciones"

El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha afirmado este jueves en Melilla, donde ha participado en un 'Encuentro Parlamentario', que España "es un gran país, pero con un mal Gobierno", al tiempo que ha criticado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se haya dedicado durante un año y medio a "buscar excusas, a buscar culpables en lugar de buscar soluciones, y a echar la culpa a la herencia, las comunidades, los ayuntamientos y las comunidades, pero no a gobernar".

López, en declaraciones a los periodistas, ha querido lanzar un "mensaje de esperanza" a un país que "lo está pasando muy mal". Así, ha resaltado que en España hay "grandes empresas, grandes empresarios y emprendedores, con ciudadanos que se levantan todas las mañanas y con trabajadores capacitados". Para el socialista, el "pero" es que España tiene un "mal Gobierno".

De este modo, el dirigente socialista ha abogado por realizar cambios, máxime cuando según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha reflejado que el tercer problema de España es la política. "La política no puede ser un problema más, la política tiene que ser una solución", ha aseverado, de ahí que los socialistas vayan a proponer reformas.

Tanto es así que López ha recordado que el líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba ha propuesto, incluso, reformar la Constitución Española y modificar el sistema de partidos. "El PSOE va a empezar por su propia casa y va a realizar reformas internas para que haya más participación y más democracia interna", ha manifestado.

Al hilo de esto, ha hablado del hecho de que el PP "se haya estado financiando de manera irregular durante 20 años". Para el secretario de Organización del PSOE éste "no es un caso más de corrupción", sino que es algo que "afecta desde la cúpula del PP a diferentes ayuntamientos y comunidades". Es, en su opinión, "el caso de corrupción más grave que ha habido en la historia de la democracia".