Óscar López avisa de que "combatirán la reforma con todas sus fuerzas"

El secretario de Organización del PSOE incluye la vía abierta de recurrir el real decreto ley ante el TC si no hay cambios en su tramitación parlamentaria_x000D_ _x000D_

En declaraciones a los periodistas en Valladolid, donde López ha asistido a los actos del 29 aniversario del Estatuto de Autonomía de Castilla y León, en calidad de portavoz parlamentario socialista en esta Cámara legislativa autonómica, ha insistido en que acudirán al Constitucional básicamente porque la reforma laboral "fomenta el despido libre" y permite el recorte de sueldos de "forma unilateral, sin negociación".

 

El secretario de Organización del PSOE ha explicado que la decisión de presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional la han tomado tras reunirse con expertos en el mercado laboral y constitucionalistas, y ha detallado que su concreción dependerá de si en el debate parlamentario del decreto ley se recogen o no las enmiendas presentadas por los socialistas.

 

Es una "reforma injusta, innecesaria e ineficaz", que no "beneficia al que no tiene empleo y perjudica al trabajador", ha sostenido López.

 

En cuanto a los argumentos en los que se basará el recurso de Constitucionalidad, López se ha referido al nuevo contrato de la reforma que somete a los trabajadores a un periodo de prueba obligatorio de un año, en el que "el empresario puede despedir al trabajador sin causa que lo justifique".

 

El secretario de Organización del PSOE ha detallado que "resulta inconstitucional prever un periodo de prueba que rompe con toda duración razonable, que se impone con la misma duración a todos los trabajadores", y que conlleva un trato discriminatorio contrario al derecho al Trabajo que reconoce el artículo 14 de la Constitución, en cuanto que se aplica sólo para contratos en empresas con menos de 50 trabajadores.

 

Además, la reforma "cambia el marco normativo y rompe" con la negociación colectiva que también recoge la Constitución, porque deja el cumplimiento del contrato de trabajo en manos exclusivas del empresario, prohíbe los convenios colectivos para regular determinadas condiciones de trabajo e impone directamente determinadas condiciones.

 

El recurso ante el Constitucional del PSOE también se cimentará en la regulación que la reforma da a los descuelgues de los convenios colectivos, que se basa en una "imposición del

sistema de arbitraje obligatorio", una solución que "ya fue declarada inconstitucional por el Constitucional en 1981", por entender que violaba la autonomía de las partes a la hora de

establecer las condiciones de trabajo.