Óscar López critica subidas de impuestos "encubiertas" anunciadas y las previsiones que son "papel mojado"

Le preocupa lo que puede hacer el Ejecutivo con las pensiones "porque no tranquiliza nada" lo que ha dicho el Consejo de Ministros

El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha criticado este viernes las subidas de impuestos "encubiertas" que el Gobierno lleva al Consejo de Ministros y ha afirmado que todas sus previsiones "son papel mojado" que se desmienten "una y otra vez" por parte de organismos internacionales.

López, quien ha participado en el Comité Autonómico del PSOE, se ha expresado así en referencia al Consejo de Ministros de este viernes y ha mostrado su preocupación por lo que ocurrirá con las pensiones "porque no tranquiliza nada lo que ha dicho el Gobierno".

Además, ha insistido en que "una vez más" se ve que todas las previsiones del Gobierno se "caen" y "todos los presupuestos de Rajoy, todos los papeles que ha hecho el PP en el Gobierno son papel mojado menos uno, los papeles de Bárcenas, esos sí que son verdad", mientras que todo lo demás ha sido desmentido "una y otra vez por parte de organismos internacionales".

En la misma línea, ha afirmado que ante la cifra de paro más grande de la historia de España, el Gobierno ha celebrado un Consejo de Ministros que "produce verdaderamente pavor" y ha asegurado que el Ejecutivo está "absolutamente desaparecido".

Asimismo, ha censurado que el Gobierno empiece por reconocer que va a acabar la legislatura con más paro que cuando empezó, algo que ha calificado de "increíble" al tiempo que ha recordado que Mariano Rajoy dijo que cuando gobernara bajaría el paro "y el Gobierno dice que su legislatura va a acabar con más parados que cuando empezó".

"Es verdaderamente aterrador ver un Gobierno que está desaparecido, que es incapaz de ver que sus políticas no funcionan, que es incapaz de ver que la reforma laboral es un desastre y que hay que cambiar de política económica", ha dicho López, quien ha incidido en que "el drama" que viven hoy más de 6,2 millones de españoles "debería de haber hecho que el Gobierno escuche y que rectifique".