Patxi López apuesta por renovar, mejorar y relegitimar socialmente tanto el Estatuto de Gernika como la Constitución

Defiende un nuevo Pacto en Euskadi que garantice la modernización institucional y la defensa de la igualdad.

El ex lehendakari vasco, Patxi López, ha comparecido esta mañana ante la ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco y ha reclamado la necesidad de que las sociedades repiensen sus grandes pactos cívicos para renovarlos, mejorarlos y relegitimarlos socialmente, en referencia tanto al Estatuto de Gernika como a la Constitución.

 

El actual secretario de Acción Política, Ciudadanía y Libertades del PSOE, se ha mostrado satisfecho con la experiencia del Estatuto de Gernika que ha permitido la época de mayor libertad y progreso conocida nunca en el País Vasco, y ha destacado como su primer valor el pacto entre vascos y vascas diferentes que quieren vivir como iguales y compartir un proyecto común. Además, señaló que la mejor noticia durante los 35 años de vigencia del Estatuto ha sido sin duda que el autogobierno y la democracia vencieron al terrorismo.

 

Dicho esto, Patxi López ha considerado que, tras tres décadas y media de Estatuto y Constitución, hay que atender a las debilidades surgidas durante este largo tiempo, y abordar por una parte la necesidad de clarificar competencias de Comunidades Autónomas y Administración Central, pero también la necesidad de generar instituciones en las que las CCAA puedan participar de la gobernanza común de España.

 

La apuesta de los socialistas –continuó explicando- se basa en un nuevo Pacto en Euskadi que no debe ser de más nacionalismo sino de más igualdad entre diferentes. Un nuevo Pacto que garantice la modernización institucional y la defensa de la igualdad.

 

Respecto a la Constitución, afirmó que el camino que los socialistas proponen es el de una reforma que avance hacia un modelo federal. Un modelo que sea de suma y no de resta; que reconozca la diversidad de España; que procure la financiación suficiente en función de las responsabilidades institucionales garantizando la solidaridad; que defina claramente las competencias y que garantice una cámara territorial que permita la participación y la corresponsabilidad en la búsqueda del bien común.