Patxi López asegura es “un paso más hacia el abismo y la ruptura interna” que “no resuelve ninguno de los problemas de la ciudadanía sino que los agrava”

Señala que PSOE y PSC defienden un proyecto distinto, que “no es de ruptura ni de inmovilismo sino que avanza hacia lo que tenemos que hacer, que es compartir destino y compartir futuro”.

El secretario de Acción Política, Ciudadanía y Libertades, Patxi López, ha asegurado que el acuerdo alcanzado ayer entre Convergencia y Esquerra es “un paso más hacia el abismo y la ruptura interna”. A su juicio, el independentismo está proponiendo “levantar una nueva frontera interna” entre los ciudadanos de Cataluña, “sin enterarse de que la sociedad catalana se está agotando en un ruido permanente que no lleva a ninguna parte, y que no resuelve ninguno de sus problemas sino que los agrava”.

 

Frente a esta situación, López  ha señalado que para el PSOE “es tiempo ya de acabar con la espiral de confrontación permanente” y la solución está en  proponer proyectos “comunes y compartidos” que consigan el acomodo y el progreso de todos. “Proyectos de solidaridad entre personas e instituciones”, ha resumido.

 

En este sentido, se ha explicado que los socialistas proponen la reforma de la Constitución “hacia un modelo federal” y la defensa del autogobierno “como herramienta de gestión de la diversidad de los territorios”. “Esto es lo que defendemos en PSOE y el PSC –ha añadido- para decir a la sociedad catalana que hay un proyecto distinto, que no es de ruptura ni de inmovilismo sino un proyecto que avanza hacia lo que tenemos que hacer,  que es compartir destino y compartir futuro”.

 

En su opinión, el independentismo está “perdiendo fuelle” en Cataluña y en esta coyuntura el PSOE se posiciona frente al independentismo “de manera radical”, quiere alejar “esta crispación permanente de la sociedad”  y apostar por una política que resuelva los problemas reales de la ciudadanía en Cataluña. “Queremos proponer un proyecto de convivencia y entendimiento y hacer una Cataluña entre todos y no de unos contra otros”.

 

Para el dirigente socialista, la nueva propuesta de hoja de ruta es “un nuevo movimiento de irresponsabilidad política” por tres razones: primero, porque la propia independencia se olvida de que “las sociedades son plurales y diversas y que la política tiene que buscar la suma de voluntades y lo que se propone es la división y el enfrentamiento”. En segundo lugar, porque “niega el dialogo”. “Se han puesto de acuerdo los que piensan igual y quieren imponer su decisión a al conjunto”. Y en tercer lugar, porque es un paso más hacia la frustración. “No hay elecciones plebiscitarias, quien lo diga así está engañando. Lo que hay son elecciones para elegir a representantes y al gobierno de Cataluña”. “La democracia es el respeto de los derechos de las minorías dentro de las reglas marcadas y lo contrario, es imponer la tiranía”, ha concluido.