Patxi López: “Se acabó la impunidad, se acabó la arrogancia de la capucha"

La viuda advierte a los asesinos de que sólo han conseguido dejar dos huérfanos

El lehendakari, Patxi López, ha advertido hoy a los terroristas de que "se acabó la impunidad, se acabó la arrogancia de quienes utilizan el argumento del amparo velado de la capucha".

López hizo estas manifestaciones en la intervención con la que concluyó la marcha que secundaron miles de personas por las calles de Bilbao, bajo el lema "Por la libertad. ETA no. Askatasuna", para condenar el atentado que ayer acabó con la vida del inspector de la Policía Nacional, Eduardo Puelles.

El jefe del Ejecutivo vasco reiteró que Eduardo Puelles "ciudadano asesinado por defender la libertad de los vascos, era uno de los nuestros" y destacó que "gracias a él y a otros muchos como él, gracias a los miembros de la Ertzaintza, de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, los vascos y las vascas vamos arrancando, trozo a trozo, con desgarro y sufrimiento, la mordaza de nuestra libertad", en la primera lectura realizada por un lehendakari al término de una manifestación en repulsa de un atentado.

Tras recordar a los amenazados, ha dicho a la familia de Puelles que "no están solos. Tienen todo el cariño y la cercanía de la inmensa mayoría de la sociedad vasca. Sabemos que Eduardo arriesgaba su vida, todos los días, para garantizar la nuestra, le vamos a estar eternamente agradecidos y no se nos va a olvidar nunca".

Por ello, afirmó que las miles de personas que hoy salieron a la calle "apretando los dientes", lo hicieron para hacer frente a ETA y para decir que están dispuestas a derrotar al terrorismo. "Asumimos nuestra responsabilidad colectiva como sociedad y como país, nuestro deber moral y democrático, porque queremos ser libres, y vamos a defender lo que ETA más ataca: nuestro pluralismo y nuestra diversidad; el derecho a pensar y a sentirse diferente; y nuestras instituciones y nuestra democracia. Vamos a estar al lado de las víctimas y de los amenazados", aseguró.

López apeló a la "contundencia" del Estado de Derecho y a la "fuerza de la Ley" para afirmar que "vamos a seguir ocupando las calles y las plazas de Euskadi, porque son los espacios de los ciudadanos libres y de los demócratas".

"No les vamos a ceder ni un solo milímetro a los propagadores de la violencia, a los silencios cómplices, a los que quieren acabar con nuestros más elementales derechos, a los liberticidas, a los que amparan el asesinato, a las almas cargadas de odio", advirtió.

López ha prometido a "nuestra ertzaintza y a nuestra policía" los medios que necesiten en su lucha contra ETA, "porque queremos que desaparezcan definitivamente de nuestras vidas".

Un gesto ha puesto fin al discurso, lanzando el lehendakari al viento una rosa roja "para que recorra nuestros pueblos y ciudades. Para que despierte las conciencias aún dormidas. "Lanzo al viento de Euskadi su nombre: Eduardo Antonio Puelles García. Asesinado por defender la libertad de Euskadi.... para que sus pétalos nos inunden a todos".

LA FAMILIA

Tras el discurso del lehendakari, Patxi López, la viuda acompañada de sus hijos se ha dirigido a los manifestantes para declarar que “soy la mujer de Eduardo Puelles y me siento muy orgullosa”, además de dar las gracias a los manifestantes.

Francisca Hernández se ha dirigido a los asesinos de su marido, Eduardo Puelles para advertirles de que “lo único que han conseguido es dejar dos huérfanos y una viuda, no van a conseguir nada más porque gracias a Dios hay mucha gente como mi marido y no v...