Pedro Sánchez asegura que los gobiernos socialistas garantizarán la sanidad pública y no la pondrán en venta como hace el PP

“Quiero un país donde se defienda el patrimonio de todos, que es el estado del bienestar, y no se desmantele. Eso es lo que nos estamos jugando el próximo 24 de mayo”.

El secretario general, Pedro Sánchez, señaló hoy en Miranda de Ebro (Burgos) que los gobiernos socialistas, al contrario que los del Partido Popular, “nunca pondremos la sanidad pública en venta”.

 

Sánchez ha criticado que la “estrategia del PP” en materia de Sanidad “se resume en dos palabras: Se Vende” y que, de hecho, ese es “el cartel que han puesto en todos los hospitales públicos allí donde gobiernan”.

 

Por el contrario, para los socialistas la sanidad “es un derecho, no una mercancía” y por eso “nunca pondremos la sanidad pública en venta”, insistió.

 

Junto a ello, se comprometió a suprimir el copago farmacéutico a los pensionistas, a recuperar la universalidad de la sanidad pública y a revertir todos los intentos de privatización de los hospitales públicos en las CCAA que gobierna el PP. También, los socialistas incrementarán la inversión en investigación y pondrán en marcha  centros de referencia para enfermedades raras.

 

En su intervención, Pedro Sánchez afirmó que no le gusta el país que está construyendo la derecha. En este sentido, aseguró que quiere un país “donde se persiga el fraude fiscal y no se amnistíe el fraude fiscal; yo quiero un país donde el Estatuto de los Trabajadores sea una carta de derechos laborales y no una catálogo de precariedad laboral, que es en lo que lo ha convertido el PP, y yo quiero un país donde se defienda el patrimonio de todos, que es el estado del bienestar, y no se desmantele, como está haciendo el PP allí donde gobierna. Y eso es lo que nos estamos jugando el próximo 24 de mayo”, dijo.

 

Lucha contra la pobreza

 

Sánchez remarcó que “el PSOE va a poner en el centro de su política social y económica la lucha contra la pobreza, porque pobreza existe, por ejemplo, la pobreza energética”, apuntó. Así, anunció que el PSOE va a poner en marcha “una estrategia de lucha contra la pobreza energética”, que va a definir qué es un consumidor vulnerable, que “es aquel que destina más del 10% de su sueldo al pago de la tarifa energética”. Para estas personas, el PSOE se compromete a establecer, en cuanto llegue al gobierno, “un derecho mínimo energético de suministro de luz, de gas y de electricidad que se necesita para vivir con dignidad”.

El secretario general denunció también que el PP ha ajustado las cuentas contra las mujeres y reiteró que el PSOE apuesta por “una sociedad en igualdad”, “donde el 50% de la población, que son las mujeres, tengan los mismos derechos que es resto de sus compañeros varones”. Por ello, destacó que uno de sus compromisos cuando llegue al gobierno será aprobar una Ley de igualdad salarial entre hombre y mujeres.