PEDRO SÁNCHEZ defiende su postura de “decir ‘no’ a Mariano Rajoy, ‘no’ a terceras elecciones y que haya un gobierno alternativo” en España

Aspira en el Comité Federal a convencer a los críticos de que su posición, de abstención, “es un error de fondo, no táctico”, porque situaría a los socialistas en una situación “subalterna” respecto al PP.

27/09/2016

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido hoy su decisión de “convocar un Congreso, presentarse a primarias y ofrecer una hoja de ruta clara a la militancia del Partido Socialista y a los votantes progresistas”, para “decir ‘no’ a Mariano Rajoy, ‘no’ a terceras elecciones y que haya un gobierno alternativo” en España.

 

Una solución ésta con la que abordar la situación creada en los últimos meses por “diferentes voces” dentro del Partido Socialista “que han puesto en cuestión las decisiones que ha tomado el Comité Federal”, añadió.

 

En una entrevista en Hoy por hoy’ de la cadena SER, Sánchez ha insistido en que a la militancia socialista le “ha llegado la hora de votar” porque “ha habido una pluralidad de voces, que ha trasladado la certeza a la opinión pública española de que no hay una autoridad, una única voz”, y de ahí la utilidad de abordar un proceso congresual “para que se tome una decisión” sobre qué postura adoptar en el actual escenario político, “y que esa decisión se cumpla”.

 

A su juicio, dentro del partido “hay un debate ideológico de fondo”, en el que “se está llamando abstención mínima o técnica a facilitar un gobierno de Rajoy, de la derecha”. “No es una cuestión táctica como dice Fernández Vara, es una cuestión esencial para el futuro de la socialdemocracia, inmediato y en el medio plazo”; algo “que tiene que abordar el Partido Socialista de una vez por todas” y “yo creo que los votos del PSOE no pueden facilitar un gobierno de Rajoy”, quien –recordó- ha desistido de busca apoyos para su investidura entre las fuerzas con las que sí logró acordar la Mesa del Congreso.

 

Sánchez explicó que en el Comité Federal del próximo sábado aspira a convencer a los críticos de que su posición, de abstención, “es un error de fondo para el PSOE”, porque, a su juicio, situaría a los socialistas en una situación “subalterna” respecto al PP.

 

“El planteamiento que yo estoy ofreciendo a mi organización es decir ‘no’ a Rajoy e intentar formar un gobierno alternativo”  y “como líder del Partido Socialista lo que no se puede hacer es intentar imponerme una decisión que yo no comparto para administrarla”; y añadió “¿por qué se llama reflexión a lo que quieren decir, que es abstención?”, en referencia a las manifestaciones de algunos dirigentes del partido. “Ya va siendo hora de que pongamos encima de la mesa las cartas y digamos a la militancia, a los votantes del PSOE, cuál es la posición del partido”, subrayó. “Es lo más honesto y lo más sensato”.

 

Se preguntó también si el retroceso electoral que ha venido sufriendo el Partido Socialista desde 2009 no tendrá que ver con que una parte de su electorado, justificada o injustificadamente, considera que el PSOE se ha asemejado al PP en algunas cuestiones. “¿No es cierto que algunos dirigentes y partidos de izquierda han crecido electoralmente equiparando e igualando al PP con el PSOE?”. Por tanto, “ya va siendo hora de que ordenemos ese debate”.

 

Recordó asimismo que, con él al frente, el PSOE “ha resistido un embate muy duro, el intento de sorpasso el pasado 26 de junio, y eso hoy para algunos es el peor resultado de la historia, que con perspectiva se verá como uno de los principales logros del socialismo y, sobre todo, de la izquierda”.

 

Respecto al momento elegido para abrir este proceso interno, justo cuando se está dilucidando la gobernabilidad de España, Pedro Sánchez argumentó que “ambas cosas van unidas”, pues “difícilmente yo puedo ir con credibilidad a hablar con interlocutores” para intentar formar un gobierno alternativo –como le echan en cara Rivera o Iglesias-, “cuando hay un debate interno dentro del PSOE”. Como “difícilmente el PP va a moverse si lo que ve es que hay un debate sobre si el PSOE se tiene que abstener o no ante su investidura”.

 

En su opinión, “la pregunta que se tiene que hacer el PSOE no es si se puede gobernar con 85 diputados, sino si nosotros debemos permitir que gobierne un partido que en los últimos cuatro años lo que ha hecho es recortar y hundir el bienestar de la clase media, un partido que está imputado por corrupción en financiación irregular y que nos ha hecho retroceder en derechos y libertades”. Debemos decirles ‘no’ y “plantear una solución al país que pasa por la alternativa”, por “un gobierno transversal con Podemos y con Ciudadanos, y con capacidad de hablar también con las fuerzas nacionalistas. Eso es lo que yo estoy proponiendo”.

 

En relación con Podemos y Ciudadanos, apuntó que “aquellos que vinieron a regenerar la vida política en nuestro país, que dijeron que veían a cambiar la política en nuestro país deberían levantarse los vetos cruzados para facilitar ese cambio y la regeneración que necesita nuestro país. Y les digo, que el PSOE será generoso”.

 

Castilla-La Mancha

 

Preguntado por la retirada del apoyo de Podemos al gobierno socialista en Castilla-La Mancha, Pedro Sánchez ha calificado este hecho de “gravísimo” y lo ha achacado a las “debilidades y contradicciones” en la formación morada, que también tiene “un debate interno sobre su relación con el Partido Socialista”.

 

En cualquier caso señaló que “lo importante es la gobernabilidad de Castilla-La Mancha y de Extremadura” y que “Podemos se moje y apoye sus presupuestos, que son sociales”. En ese sentido, “tanto el presidente de Castilla-La Mancha como el de Extremadura tienen el apoyo de su secretario general”.

 

Cataluña

 

Preguntado por la posibilidad de que mañana Carles Puigdemont abra la puerta a la convocatoria de un referéndum unilateral en Cataluña, Sánchez señaló que esto demuestra “la urgencia de abordar la cuestión catalana”. En este sentido, denunció que los años de gobierno de Rajoy han dejado “una crisis institucional, territorial y  social, que exige de un planteamiento alternativo que solo puede hacer el PSOE”.

 

El secretario general avanzó que también hablará con los nacionalistas catalanes si intentara formar un gobierno, porque “no puede ser que se critique al secretario general hablar con los nacionalistas y no se critique a Rajoy pactar con los nacionalistas la Mesa del Congreso”.