PEDRO SÁNCHEZ denuncia “la utilización de las instituciones para perseguir a adversarios políticos” y considera que Fernández Díaz debe “abandonar la vida política”

Asegura, en una entrevista en COPE, que esta “es una razón de peso para que el próximo 26 de junio en España haya un cambio”.

22/06/2016

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha referido esta mañana al contenido de las grabaciones realizadas al ministro del Interior y ha considerado que “investigar a un político o a una formación independentista con el aparato del Estado es un error y una instrumentalización partidaria de las instituciones públicas”.

 

En una entrevista en ‘Herrera en Cope’, Pedro Sánchez ha asegurado que “estamos viendo cosas que nos preocupan y mucho” como son las grabaciones de Jorge Fernandez Díaz, “cuyo origen efectivamente habrá que investigar”, pero que demuestran “la supuesta utilización de las instituciones públicas para perseguir a adversarios políticos”, lo que –añadió- “es una razón de peso para que el próximo 26 de junio en España haya un cambio”.

 

Aseguró que los jueces, los fiscales y la policía están para investigar delitos, no para ver de qué forma se puede combatir el independentismo. “Una cosa es el delito y otra la ideología”, subrayó.

 

Por todo ello, aseguró que “Fernández Díaz tiene que abandonar la vida política. Lo tenía que haber hecho después de que se diera a conocer la reunión secreta que tuvo con Rodrigo Rato” cuando estaba siendo investigado por la UCO, porque “el ministro del Interior no se puede reunir con ningún imputado” y ahora, tras las informaciones publicadas, “ya no tiene más justificación para seguir en el cargo”.

 

Rajoy volverá a decir ‘no’ a los españoles

 

Ya en clave electoral, el secretario general del PSOE ha denunciado que Rajoy haya vuelto “a decir no a los españoles”, anticipando que  renunciará otra vez a presentarse a la investidura si no obtiene los apoyos necesarios, invirtiendo así la lógica política y situando nuevamente la vida política española en un absoluto bloqueo.

 

En un panorama tan fragmentado como el que va a haber tras el 26-J, “gobernar es saber llegar a acuerdos y creo que es inútil votar a aquel con quien nadie quiere pactar”, como es el caso de Rajoy, “y con quien ha demostrado una absoluta incapacidad para poder dialogar, como ha demostrado Iglesias”. Por eso, continuó, “la opción es que se apueste por aquellos partido políticos que hemos demostrado voluntad de diálogo y capacidad de llegar a acuerdos para cambiar este país”.

 

A su juicio, los españoles van a decir tres cosas el 26 de junio: no a una mayoría absoluta, que el cambio no es patrimonio de uno sino de tres partidos políticos, y su rechazo a las políticas que han llevado a la actual situación de desigualdad y de precariedad laboral, de corrupción y de mentiras.

 

Afirmó que “necesitamos  políticos que no tengan cartas escondida” y “Rajoy la tiene: la carta que ha enviado a Juncker”, esa en la que dice que “en caso de ganar las elecciones,  seguiré con los recortes”, pese a que “en España dice que quiere bajar los impuestos”.

 

Del mismo modo que “Iglesias en Madrid dice que no defiende el derecho de autodeterminación, mientras en Cataluña se da golpes de pecho y dice que por supuesto va a haber un referéndum para que Cataluña decida si ser o no independiente”. Por ello ha insistido en que “necesitamos políticos que digan las cosas claras”.

 

En su opinión, “Iglesias propone dos imposibles: que su conglomerado de siglas supere en escaños al PSOE, cosa que no va  a ocurrir, y la que es su verdadera intencionalidad política y es que haya una gran coalición PSOE-PP para él ocupar todo el espacio de la izquierda, y eso tampoco va a ocurrir, porque los españoles van  a decir ‘si’ al Partido Socialista”.

 

Sobre la posibilidad de formar gobierno con esta formación, explicó que él no quiere “vetar a ninguna fuerza política del cambio” pero aseguró que no dialogará sobre la autodeterminación de territorios, ni sobre la independencia de jueces y fiscales, ni sobre el incremento explosivo del gasto, que es lo que plantea.

 

A su juicio, Podemos “no tiene un proyecto político definido” y el cambio que propone “resta”. Por eso, “los votantes que quieran cambiar la situación de nuestro país tienen una opción moderada, sensata, de centro izquierda que representa el PSOE y que puede ganar las elecciones el 26 de junio si todo ese voto del cambio se concentra” en torno a ella.