Pedro Sánchez: “El programa electoral del PSOE es un programa reformista y me lo tomo como un contrato que voy a cumplir”

Asegura que “el Estado tiene que garantizar la laicidad en su sistema educativo, en las ceremonias institucionales, y circunscribir al ámbito privado el ejercicio de las creencias religiosas”

20/10/2015

El secretario general y candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró hoy que el programa electoral que ha presentado el PSOE es un programa “reformista” y “me lo tomo como un contrato” que “quiero cumplir”. Por eso, “les digo a los españoles que cumpliré con ese contrato”, a diferencia del gobierno de Rajoy, que si se ha caracterizado por algo ha sido por la “mentira”.

En una entrevista en “Los Desayunos” de TVE; Sánchez subrayó la importancia de las elecciones del 20 de diciembre, porque España se encuentra en una encrucijada para: “o bien resolver la crisis económica y afianzar una recuperación económica para la mayoría de españoles, o bien consolidar un modelo económico fracasado, injusto y antiguo, que no va a responder a los elementos esenciales de reforma y de desarrollo económico que necesitamos para los próximos años”. A su juicio, “hay una oportunidad de cambio y ese cambio es el Partido Socialista Obrero Español”.

El líder socialista señaló que “el PSOE sale a ganar” las elecciones y destacó su “capacidad para llegar a acuerdos con otras formaciones políticas”. En este sentido, explicó que “será en las políticas y no en las siglas donde nos podremos entender con otras formaciones”. Así, apuntó que “aspiro incluso a entenderme con un Partido Popular renovado” en algunas reformas que son esenciales para el país, como la reforma de la Constitución, y que “nos podremos entender con aquellas formaciones políticas que estén de acuerdo con el PSOE, por ejemplo, en derogar la reforma laboral, o poner en pie un nuevo Estatuto de los Trabajadores”, pero con aquellos que intenten afianzar un modelo de relaciones laborales como el que ha impuesto el PP durante estos últimos años, no nos podremos entender”.

Frente a las críticas de Rajoy, que le ha acusado de ser portamaletas de los radicales, Sánchez afirmó que sí va a ser radical en una cosa, porque “voy a ir a la raíz de los problemas”.

Defensa del estado laico

En materia religiosa, el secretario general defendió el estado laico y explicó que la denuncia del Concordato que llevará a cabo su gobierno significará “aprobar una Ley de libertad religiosa, porque el Estado tiene la capacidad de poder garantizar el hecho religioso”. Asimismo, explicó que el PSOE defiende que la religión se imparta en el centro educativo, pero fuera del horario escolar, y no cuente en el currículum.

Sánchez explicó que la “prioridad política” para su generación de hacer de nuestro país un estado laico, “no significa ir contra ninguna religión. Yo no soy ningún radical que ponga en cuestión la creencia de nadie”, pero “desde el punto de vista liberal, creo que el Estado tiene que garantizar la laicidad en su sistema educativo, en las ceremonias institucionales, y circunscribir al ámbito privado el ejercicio de las creencias religiosas”, afirmó.

Derogación de la reforma laboral

Respecto a la reforma laboral y su derogación, aseguró que los socialistas “vamos a aprobar un Real Decreto en cuanto lleguemos al Gobierno que ataque las principales decisiones que han creado precariedad en nuestro mercado laboral y una caída en los salarios”. Y a “poner en pie un nuevo estatuto de los trabajadores que suba el Salario Mínimo Interprofesional” para que “en un horizonte de ocho años” alcance los 1.000 euros al mes; que acabe con el trato salarial desigual de los empleados subcontratados y la falsa contratación a tiempo parcial. En cuanto a la indemnización por despido, explicó que “serán los agentes sociales, empresarios y sindicatos, quienes decidan” su coste en el nuevo marco laboral.

Aseguró igualmente que su partido quiere derogar la llamada “ley mordaza y la LOMCE”. Respecto a esta última, abogó por alcanzar “un nuevo acuerdo educativo estable, que garantice la equidad, la igualdad de oportunidades y la excelencia” del sistema. También subrayó el planteamiento que hace el PSOE de ir “paulatinamente” hacia la “universalización de la educación de 0 a 18 años”, así como el aumento de las becas, su cuantía, y el convertirlas en un derecho.

En materia de pensiones, el líder del PSOE denunció que la “la herencia que nos va a dejar Rajoy en la Seguridad Social es muy preocupante”, porque “ha esquilmado la hucha de las pensiones”. En este sentido, señaló que los socialistas quieren “reconstruir el pacto de Toledo y abrir el debate a que la pensiones se financien no solo con cotizaciones a la Seguridad Social, sino también con impuestos”.

Respecto a la financiación de todas las medidas que propone el PSOE en su programa, Sánchez anunció que su gobierno hará una "revisión de la eficiencia del gasto público y una reforma fiscal, que entre otras cuestiones, luche de manera decidida contra el fraude fiscal”.

Modificación de la ley electoral

También se ha referido Pedro Sánchez a la modificación de la ley electoral que propone el PSOE para, entre otras cosas, “desbloquear las listas electorales” y “garantizar que hay listas paritarias”.

Señaló que, “en un momento en el que se dan golpes de pecho en el PP, diciendo que no van a abrir las listas a ningún independiente y hay dirigentes que dicen que se avergüenzan se su partido, el PSOE lo que hace es abrirse e incorporar a independientes” como Irene Lozano, “que comparten con nosotros valores progresistas y la certeza de que somos el único instrumento capaz de cambiar el país a partir del 20 de diciembre”.

Refiriéndose a la exdiputada de UPyD y a quienes han sugerido que debería disculparse por sus ataques pasados al PSOE, Pedro Sánchez ha puesto el acento en que tendría también que agradecérsele las muchas veces que ha coincidido en su postura y votación con el PSOE, como es el caso del rechazo a la reforma laboral, a los cuatro presupuestos que ha aprobado el PP o a la modificación de la ley de interrupción del embarazo.

“Yo soy de los que cree que el PSOE puede ser la primera fuerza política y, en consecuencia, tengo que convencer también a los que me criticaban. A mí me parece que es una virtud abrirse, porque no es la primera vez que un independiente se incorpora a las listas del Partido Socialista y seguro que tampoco va a ser la última”, añadió.