PEDRO SÁNCHEZ: “El PSOE votará en contra de Rajoy por coherencia, por el compromiso con nuestros votantes y por el bien de España, que no necesita un mal Gobierno”

“Quien ha aplicado políticas antisociales y es presidente de un partido imputado por corrupción no puede ser el orientador de la regeneración de nuestro sistema político”, afirma Sánchez

31/08/2016

El secretario general del PSOE anunció hoy que su grupo “votará en contra” de la  candidatura de Rajoy a la Presidencia del Gobierno, “con total y absoluto convencimiento, por coherencia con nuestro ideario político, por el compromiso adquirido con nuestros votantes y por el bien de nuestro país. Porque España necesita con urgencia un Gobierno; no un mal Gobierno”.

Durante su intervención inicial en el debate de investidura, Pedro Sánchez se ha dirigido a Mariano Rajoy y le ha dicho que “España necesita un Gobierno que haga posible una recuperación económica justa; que recupere el derecho a un trabajo digno; que devuelva a la sanidad pública, a la educación, a las pensiones, a la dependencia el indispensable compromiso público”. “Que persiga, castigue e impida la extendida corrupción política instaurada en torno suyo y que su mal Gobierno con evidente alevosía ha amparado y protegido durante estos años”.

Tras denunciar que el candidato haya tardado ocho meses en presentarse a la investidura, poniendo de manifiesto un “comportamiento irresponsable con la democracia y con nuestras instituciones”, Sánchez ha criticado que convierta el debate en la “crónica de una derrota anunciada”, porque “ni siquiera ha intentado repetir” el pacto que le permitió obtener la presidencia del Congreso.

El líder socialista le ha devuelto al candidato Rajoy varios de los argumentos que utilizó para descalificarle en la sesión de investidura del mes de marzo, leyéndole para ello párrafos de su intervención de entonces en los que criticaba su intento de formar gobierno, el que acudiera a la Cámara sin los apoyos suficientes o el pacto alcanzado con Ciudadanos, para acabar echándole en cara que “si fuera coherente con sus palabras y con sus actuaciones, debería ser el primero en votar en contra de su propia candidatura”.

También ha criticado Pedro Sánchez  la “irresponsabilidad” al fijar la fecha de este debate, de tal manera que una eventual repetición electoral se produciría el 25 de diciembre, y ha afirmado que se trata de “un chantaje en toda regla que ha contado con la complicidad de la presidenta del Congreso”, quien no ha defendido al poder legislativo “de las tropelías del señor Rajoy, aceptando la malintencionada fecha impuesta por el candidato”, dejando así “al Congreso por los suelos”.

Pedro Sánchez ha aprovechado para recordarle a Rajoy otros ejemplos de apropiación de las instituciones públicas para sus fines particulares: la negativa a que el Parlamento controle a su ejecutivo en funciones, que gobierne a golpe de decreto ley (uno cada 19 días), el rechazo a 100 solicitudes de comparecencia en el Congreso, la manipulación de  la Agencia Tributaria, de la Radio Televisión Española, o que su ministro del Interior se reúna a escondidas con investigados como Rodrigo Rato y persiga a adversarios políticos, usando todos los resortes del Estado.

Sobreseer la corrupción política daña la democracia

En el capítulo de los graves casos de corrupción que salpican al PP, como Gürtel y Bárcenas, Pedro Sánchez le ha echado en cara a Rajoy que no haya habido “dimisiones” en su Gobierno, en definitiva “su negativa a asumir responsabilidades”.

Y ha asegurado que “una investidura no puede sobreseer la corrupción política, otorgando una suerte de injustificable perdón respecto a la misma. Si asumiéramos lo contrario, bajo cualquier pretexto o pretendida responsabilidad, estaríamos dañando seriamente la democracia y el Estado de Derecho”, afirmó.

Explicó también que el ‘no’ del PSOE “contiene muchos síes”. “El sí a un país libre de la correa de la corrupción, sí a jueces y fiscales independientes con recursos para luchar contra la corrupción, sí a que el corruptor y el corrompido entren en prisión y devuelvan lo robado, a unos medios de comunicación públicos independientes, sí a convertir el Parlamento en el centro de la vida pública, sí a políticos con bolsillos de cristal, sin sobresueldos ni sueldos en sobres, sí a la ejemplaridad pública, sí al diálogo y sí a la reconciliación de los españoles con la política digna y con sus instituciones.

Ha subrayado que “lo que nadie puede pedirnos es que apoyemos aquello que aspiramos a cambiar, que reforcemos aquello a lo que nos enfrentamos, que utilicemos la fuerza que millones de ciudadanos nos han dado para ir en contra de lo que creen”. Nuestro programa –recordó Sánchez a Rajoy- es “una enmienda a la totalidad de sus políticas, por ello no puede contar con la confianza de los socialistas”.

El líder del PSOE, que ha reiterado que la incapacidad para ganar la investidura y garantizar la gobernabilidad del país “es en exclusiva” de Rajoy, ha respondido a las propuestas formuladas ayer por el candidato afirmado que “no es defendible que un presidente de Gobierno que ha aplicado políticas antisociales y que al mismo tiempo es presidente de un partido imputado por corrupción, pueda ser el orientador de la regeneración de nuestro sistema político e institucional. Y mucho menos la persona que quebró el Pacto de Toledo, que impuso una contrarreforma educativa, quien encabece un Gobierno que reconstruya esos acuerdos. Sencillamente, no tiene credibilidad”.

El gobierno del PP ha generado más problemas de los que ha resuelto

A modo de balance de la gestión del PP, Pedro Sánchez ha criticado que el gobierno en cuatro años haya “generado más problemas de los que ha resuelto” con un presidente que “no ha demostrado ser un buen gestor del dinero público: ni ha sido eficaz, ni solidario con los ciudadanos”.

Puso como ejemplo el que haya consumido el 85% del dinero de la hucha de las pensiones, que el déficit de la Seguridad Social no haya bajado de los 10.000 millones de euros al año por causa de su reforma laboral, que haya recortado y congelado de por vida las pensiones, recortado las prestaciones por desempleo, disparado la deuda pública o hecho que nuestro déficit público sea el mayor de toda la Unión Europea, solo superado por Grecia.

Al tiempo, dijo, ha aplicado “subidas masivas de impuestos”, provocado “la devaluación salarial para ganar competitividad y que sean otros, en este caso Comunidades y ayuntamientos quienes paguen los incumplimientos presupuestarios”.

Bajada de impuestos. “Rajoy miente y lo sabe”

Precisamente sobre los impuestos y la propuesta del candidato de bajarlos, Pedro Sánchez aseguró que Rajoy “miente y lo sabe”, pues no es compatible con que a la vez haya más gasto social y se cumpla con el Pacto de Estabilidad. “Su programa de Gobierno vuelve a encubrir nuevas subidas de impuestos que afectarían a los autónomos, las pymes, a la economía social y a los trabajadores que usted dice defender”, afirmó.

“Usted no está en condiciones de hacer lo que proclama. La suma letal de corrupción, mala gestión económica y desigualdad a la que su Gobierno ha arrastrado a España, no desaparece tras un proceso electoral, ni se sobresee en una investidura, sino que requiere de nuevas políticas y de nuevos actores. Los causantes de los problemas no pueden exigir ser los mismos que los resuelven con las mismas recetas. No podemos esperar de ellos un cambio de conducta, un cambio de políticas. Usted sólo es el continuador de su obra, una obra a la que nos hemos opuesto los socialistas durante estos últimos cuatro años”.

Sánchez ha insistido en que “la gestión de Rajoy se resume en una palabra: recortes. Recortes del Estado del Bienestar, recortes en derechos, recortes en libertades, recortes en democracia”. “Recortes que en la mayoría de los casos no se explican por la crisis, sino por la ideología conservadora de quien gobierna”.

En este punto se ha referido a la política laboral desarrollada por el PP, que “se resume en paro, desprotección a los desempleados, precariedad y la pobreza laboral del 14% de trabajadores que no llega a fin de mes”. Y ha advertido frente a “la verdadera propuestas que  esconde en su acuerdo de investidura” y que no es sino “la continuidad de su reforma laboral y de su política fiscal”.

Respecto al modelo de Estado, le afeo que “lejos de atajar la crisis territorial”, haya contribuido a “agudizarla”. “Se ha  negado a la cooperación con las instituciones catalanas, ha practicado políticas recentralizadoras que demuestran su concepción centralista y uniformizadora del Estado, y ha acreditado que ni entiende la diversidad de España, ni sabe cómo reflejarla en nuestro ordenamiento, ni está en condiciones de tratarla”, afirmó.

El acuerdo PP-Ciudadanos “preserva a Rajoy y a sus políticas”

A continuación, Pedro Sánchez ha vuelto a referirse al acuerdo PP-Ciudadanos y ha subrayado que “ni en su programa de Gobierno, ni en el acuerdo de investidura que presenta hay propósito de enmienda alguno. Hay más de lo mismo, atenuado, maquillado o disimulado, y desde luego forzado por las circunstancias. “Una semana para estudiar seis condiciones duras –ironizó- de lucha contra la corrupción, otra para firmar un centenar de puntos, y todo para prometer 4 años de continuismo”.

Y recordó que nada tienen que ver ese pacto con el acuerdo alcanzado por PSOE y Ciudadanos. Éste “solo tenía una dirección: el cambio de Gobierno. El cambio de políticas y el cambio de quien preside el Gobierno”; mientras que “el  suscrito por el PP y Ciudadanos tiene un sentido contrario: preservar a Rajoy como presidente del Gobierno y perseverar con sus políticas”. Por eso –añadió- vamos a votar en contra de su candidatura.

Para Pedro Sánchez, “tras la lectura del acuerdo, queda claro que para Rajoy el cambio es que todos cambien, menos él” y “que sean los votos de quienes abiertamente nos hemos enfrentado a él, los que sostengamos ahora esas mismas políticas y a él como presidente”. Pues bien, “no cuente con los socialistas”, subrayó el líder socialista, para quien “si la legislatura en la que gobernó con mayoría absoluta fue la legislatura del absolutismo, ésta, en el caso de que cediéramos a sus presiones, sería la legislatura del chantaje”.

A modo de conclusión, Pedro Sánchez ha reiterado que “lo que España realmente necesita no son cuatro años más de Gobierno de Rajoy. Y colaborar a ello es uno de los actos de más responsabilidad que un político pueda hacer en nuestros días”.