Pedro Sánchez: “En el Día del Trabajo Decente reivindico la necesidad de un nuevo Estatuto de los Trabajadores que ponga fin a la reforma laboral del PP que trae tanta precariedad”

Asegura que “los españoles hemos tenido que pagar un precio muy elevado con Rajoy como presidente: el coste de la corrupción, los recortes y el fraude electoral”

En el Día del Trabajo Decente que se conmemora hoy, el secretario general del PSOE y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha subrayado que “nada mejor que reivindicar la necesidad de aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores que ponga fin a la reforma laboral del PP que ha traído precariedad, también en los sueldos y en las relaciones laborales”.

Un nuevo estatuto -que los socialista aprobarán en un año si gobiernan-, y cuyo objetivo es “frenar la precariedad y temporalidad en los contratos, aumentar el SMI, igualar los sueldos entre hombres y mujeres y, sobre todo, dar oportunidades a quienes ahora no las tienen como son los parados de larga duración”.

En declaraciones a los medios en el Puerto de Santoña, el líder socialista aseguró que “si se ha demostrado algo en estos últimos cuatro años es que los españoles hemos tenido que pagar un precio muy elevado para que Rajoy sea presidente del Gobierno: el coste de la corrupción -y Rodrigo Rato es el paradigma de ello-, el coste de los recortes, que ha hecho que España sea uno de los países más desiguales de la UE; y el coste del fraude electoral, porque el señor Rajoy mintió para llegar al Gobierno y aspira a seguir mintiendo para perpetuarse en el gobierno.

Sánchez denunció que “hoy en España la situación política, social y económica es peor que hace cuatro años” y, en consecuencia, “el 70% de los ciudadanos piensan que Rajoy es el peor presidente de la historia de la democracia en nuestro país”.

También se mostró convencido de que los españoles van a apostar por el cambio político el 20 de diciembre “diciendo adiós al hijo político de Aznar, al amigo de Bárcenas y a quien nombro como presidente de Caja Madrid a una persona que está siendo investigada por corrupción, como Rodrigo Rato”.

Nuevos pactos de La Moncloa

Como ya hiciera esta mañana, Sanchez ha explicado el compromiso del PSOE de “volver a convocar a partir del 20 de diciembre”, si obtenemos “la confianza mayoritaria de los españoles”, “unos grandes pactos de La Moncloa, como se hicieron en 1977”.

“Tenemos que volver a reivindicar y a recuperar el diálogo, el consenso y la negociación como principal instrumento para hacer política” señaló Sánchez, quien ha convocado “a todos los agentes políticos y sociales”, para hacer frente a los procesos de modernización que necesita nuestro país.

Para el líder socialistas “son muchas las tareas que tenemos que afrontar a partir del 20 de diciembre, pues “son muchas las tareas que han sido bloqueadas, cuando no postergadas por el actual Gobierno”, y consideró que la cita con las urnas será “una gran oportunidad para el cambio seguro” que vendrá “de la mano de un partido, el PSOE, que tiene los experiencia y los equipos renovados” para lograrlo.

El PSOE demuestra donde gobierna que el cambio es posible

Sánchez, que compareció junto a la vicepresidenta del Ejecutivo cántabro, Eva Díaz Tezanos, ha mostrado su “respaldo absoluto  a todas las políticas que está poniendo en marcha el gobierno autonómico y, sobre todo, por parte de las consejerías socialistas”.

“El PSOE allí donde gobierna –dijo- está demostrando con palabras y hechos que se pueden hacer cosas de manera completamente distintas, en dos aspectos fundamentales: la política de crecimiento y modernización de nuestra económica, incluyendo el impulso a la industria, y también a la hora de crear oportunidades para todos, incluidos los que ahora mismo están sufriendo la pobreza” y que en Cantabria son 124.000 personas “que necesitan del apoyo y amparo del gobierno autonómico”.

También destacó que el PSOE “está apostando en esta tierra por la Formación Profesional, ayudando a la mayor empleabilidad de los parados cántabros, y por la educación temprana”. Demostrando, en definitiva, que “con hechos se puede cambiar” y “centrándonos en las personas” que precisamente más necesitan esos cambios.