PEDRO SÁNCHEZ. “Frente al capitalismo de amiguetes y la corrupción, apuesto por la economía del talento y el mérito”

El líder socialista aboga por una Transición Económica para nuestro país basada en 5 agendas del cambio: reindustrialización y competitividad, reforma fiscal, nuevo Estatuto de los Trabajadores, Democracia en la economía y Reforma energética_x000D_ _x000D_ Subraya, ante los empresarios asistentes al Congreso de la Empresa Familiar, que “bajar salarios y reducir derechos no lleva a un crecimiento sostenible”_x000D_

El secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró hoy que “frente al capitalismo de amiguetes, fuente de la corrupción que sufre nuestro país, mi proyecto para España pasa por la economía del talento y mérito, el esfuerzo y la capacidad”. “Un país y una economía sin privilegios, sin posiciones blindadas, y sobre todo, sin más barreras de entrada que la capacidad y el esfuerzo; una economía que proteja al consumidor, que cree oportunidades”, subrayó.

        

Así lo aseguró durante su intervención en el XVII Congreso Nacional de la empresa familiar en Alicante, donde insistió en que “España necesita una Transición Económica”, “un verdadero salto de modernización económica y social” que “debe implicar nuevas políticas y formas de hacer política, reformas institucionales y también un cambio de mentalidad”. Así,  destacó que la propuesta socialista para conseguir esa Transición Económica se compone de 5 agendas del cambio relacionadas entre sí: Reindustrialización y competitividad, reforma fiscal, nuevo Estatuto de los Trabajadores, Democracia en la economía y Reforma energética.

        

A su juicio, “apostar por reindustrializar España es invertir en un país más productivo e innovador, más competitivo y por tanto más exportador, creador de más empleo y de mayor calidad” y señaló que la propuesta del PSOE es “que la industria alcance el 20% del PIB en cinco años y crear 600.000 empleos adicionales”. Asimismo, señaló que una medida fundamental para favorecer la reindustrialización es “aumentar el número de empresas de tamaño medio y grande” y propuso también “aprobar un Plan Nacional de referencia para un nuevo impulso industrial que se apoye en la Formación Profesional”, así como “revertir los recortes en educación y en I+D” y “llevar nuestra inversión en educación hasta el 7% del PIB en 8 años”.

 

 

El segundo eje de la transición económica es hacer una “verdadera reforma fiscal, que ensanche las bases imponibles, que grave más la riqueza y que persigue eficazmente el fraude”, dijo.

 

Pedro Sánchez señaló, como tercer elemento, un nuevo estatuto de los trabajadores que “responda las necesidades de trabajadores y empresas del siglo XXI” y “de solución a nuevos retos: al tiempo de trabajo, a la necesidad de conciliar la vida personal y laboral, a una mayor horizontalidad en la toma de decisiones, al exceso de temporalidad y el trabajo a tiempo parcial indeseado”. También debe contemplar-explicó- “instrumentos de flexibilidad interna, en un marco de negociación colectiva, para que el despido sea el último recurso, entre las múltiples opciones de las que dispone una empresa para ajustar su producción a los cambios económicos”.

 

El líder del PSOE señaló también que la falta de crecimiento de nuestra economía "no es tanto un problema de relaciones laborales, sino de modelo económico". "Bajar salarios y reducir derechos no llevan a un crecimiento sostenible", apuntó.

        

Como cuarto eje, el secretario General defendió “una nueva p...