PEDRO SÁNCHEZ: “La política es un ejercicio noble que implica contundencia en las críticas, pero también rechazo a hechos lamentables que no se tienen que repetir, como la agresión sufrida ayer por Rajoy”

“Mi gobierno no será revanchista. Miraré hacia adelante y no buscaré excusas en el pasado para justificar el presente, como ha hecho Rajoy en estos últimos cuatro años”.

El secretario general y candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha referido esta mañana a la agresión sufrida ayer por Rajoy y además de reiterar su condena rotunda, ha asegurado que “en democracia no cabe la violencia”. Tras afirmar que envió un mensaje e intentó hablar con Rajoy, Sánchez ha señalado que “hay muchas cosas en las que discrepamos el PP y el PSOE, pero ante la violencia nos hemos unido siempre”, y yo –añadió- “le mando un abrazo a él, a su familia, que lo habrán pasado fatal, y a la familia del PP”.

 

Aseguró que las campañas electorales son periodos de “mucha intensidad” y, aunque siempre hay “minorías muy minoritarias” que intentan “llamar la atención” o incluso “reventar actos”, como ocurrió también ayer en el mitin que el propio Sánchez protagonizó en Murcia, “lamentamos muchísimo” y condenamos hechos como el sufrido ayer por Rajoy. “La política es un ejercicio noble que implica contundencia en las críticas, pero también rechazo a hechos lamentables que no se tienen que repetir”, añadió.

 

En entrevistas realizadas esta mañana en las cadenas SER y Cope, el líder del PSOE aseguró que volvería a decirle lo mismo a Rajoy que en el pasado ‘cara a cara’, respecto a su actuación frente a la corrupción del PP. En su opinión, “hace dos años Rajoy tendría que haber dimitido, porque días después de conocerse que su tesorero tenía una fortuna de 40 millones en cuentas en Suiza, le mandó un mensaje de afecto, apoyo y calor”. Eso, “en cualquier democracia homologable a la nuestra”, habría implicado la dimisión y el que no volviera a ser candidato a la presidencia del Gobierno; también porque “el coste es enorme para nuestra democracia y para la institución a la que aspira” Rajoy. Y añadió: “por eso, porque no dimitió hace dos años, nosotros tenemos que hacerle dimitir con nuestro voto el próximo 20 de diciembre”.

 

“Una persona que ha dirigido un partido que ahora mismo está siendo investigado por los jueces por un supuesto caso de financiación irregular durante los últimos 20 años, que ha destruido a martillazos” pruebas, “que ha acudido dopado” a las elecciones y “que tienen personas que se han enriquecido ilícitamente, a mí me parece que no puede presidir el Gobierno de España”, insistió.

 

Para Pedro Sánchez “hay una cosa en política que se llama ejemplaridad y eso significa ir dos pasos por delante de la legalidad”. A su juicio, el que ahora “Gómez de la Serna se esconda y no asuma su responsabilidad” responde también a que el presidente del Gobierno y del Partido Popular “ha puesto el listón muy bajo en el nivel de auto exigencia de asunción de responsabilidades políticas”.

 

Recordó que en el debate hubo igualmente ocasión para contrastar proyectos, exponer medidas y hacer balance de los cuatro años de la acción del Gobierno. Precisamente sobre esto último, Pedro Sánchez afirmó que “traté de desmontar las mentiras” de Rajoy, como que España no fue rescatada en 2012, “cuando si lo fue y él lo reconoció al final”; “traté de desmontar la mentira de que España está mejor en lo económico y en lo social” y, “lógicamente, hablamos de corrupción, porque es la segunda preocupación que tienen los españoles, como consecuencia de la falta de reacción del actual inquilino de La Moncloa, pese a que le ha afectado en primera persona”.

 

Respecto a sí mismo, Pedro Sánchez afirmó que “los españoles van a decidir dónde estoy a partir del próximo 20 de diciembre, si dirigiendo este país o en la oposición” y, a nivel de partido, “serán los militantes los que decidan mi futuro”. En todo caso se mostró convencido de que “el PSOE está llamado a liderar el cambio político que necesita España”.

 

“Aspiro a presidir un gobierno monocolor y voy a hacer algo que no ha hecho Mariano Rajoy en estos últimos cuatro años: no buscaré excusas en el pasado para justificar el presente. Miraré hacia adelante y mi gobierno no será revanchista”, concluyó.