Pedro Sánchez: "La reforma constitucional es la vía racional y positiva, integradora, institucionalmente equilibrada, realista y plenamente democrática que necesita España"

Asegura, además, que es "la única solución política que hay encima de la mesa para resolver la confrontación y la división en Cataluña"

28/10/2015

El secretario general y candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró hoy que la reforma constitucional que propone el PSOE “es la vía racional y positiva, integradora, institucionalmente equilibrada, realista y plenamente democrática para construir el espacio político común que todos necesitamos en España”.

En este sentido, explicó que el PSOE plantea “una propuesta de reforma parcial de la Constitución española de 1978 para modernizarla, revitalizarla y asegurar que sigue rigiendo con éxito nuestra convivencia en los próximos decenios”, y que incluya “la garantía de derechos y libertades hasta ahora no recogidos, la modernización de las instituciones y la actualización del pacto de convivencia entre españoles, del modelo territorial”.

En definitiva,-apuntó- se trata de “actualizar y mejorar nuestra Constitución después de 37 años, y con ello preservar, desarrollar y profundizar su raíz social y democrática, dotando de nueva savia y vigor a los valores, principios y derechos sobre los que se sustenta para construir una sociedad democrática avanzada y para articular mejor la unidad de España”.

CATALUÑA

En el acto de presentación de la propuesta de reforma de la Constitución del PSOE, el líder socialista afirmó también que “la renovación del pacto constitucional” que propone el PSOE es “la única solución política que en este momento está encima de la mesa” para resolver “la confrontación y la división que hoy vive Cataluña”.

Sánchez quiso dejar claro que los socialistas “no vamos a renunciar a mejorar la Constitución por la amenaza secesionista”, porque “no estamos condenados a seguir como estamos o a vivir las consecuencias de un injustificado proceso secesionista al margen de la Constitución y la legalidad de consecuencias profundamente negativas para todos”. “Cataluña y el conjunto de España no están en un callejón sin salida”, “tienen razones para la esperanza”,-dijo- porque hay “otra alternativa integradora y profundamente democrática, en la que las aspiraciones de más autogobierno no se verán frustradas”, que es la propuesta de reforma de la Constitución que defienden los socialistas.

Así, insistió en que “frente a quienes empujan a los ciudadanos hacia un callejón sin salida, somos más los que creemos que hay alternativa, y no solo para Cataluña: iniciar la reforma constitucional que garantice niveles de autogobierno y un gobierno central de calidad, con reconocimiento de las singularidades de los distintos territorios, en un marco de unidad y de igualdad básica de todos los españoles”. “Se trata de la reforma federal, una vía para que todos podamos decidir no solo en el momento de refrendarla sino también cotidianamente, persiguiendo así juntos, como lo hemos hecho por siglos, nuestro desarrollo económico, social, cultural y político en el marco de un Estado profundamente democrático, relegitimado, actualizado y mejorado a partir de las lecciones que nos está dando la historia”.

LA INICIATIVA DEL PARLAMENT ES "IRRESPONSABLE Y ANTIDEMOCRÁTICA"

Sánchez calificó de “hecho gravísimo, irresponsable y antidemocrático” la presentación en el Parlament de Catalunya de una iniciativa para iniciar un proceso unilateral de secesión, y señaló que “la desobediencia de la Constitución y la ley que expresamente reivindican sitúa a sus autores fuera del sistema democrático, y merecedores de la más severa condena política”.

A su juicio, se trata de “una provocación antidemocrática, porque demuestra la falta de respeto ante el veredicto de las urnas”, ya que “el 27 de septiembre, los catalanes demostraron que no existe en Cataluña una mayoría de ciudadanos a favor de la independencia”. Asimismo, es “una irresponsabilidad, porque utiliza las instituciones para situar a Cataluña fuera de la legalidad” y también “supone confundir una inestable mayoría parlamentaria con un salvoconducto para eludir el cumplimiento de la Ley, y sustituirla por el arbitrio de quienes han propuesto este desafío”.

Sánchez subrayó que “el Partido Socialista siempre estará en la defensa de la unidad de España, la convivencia entre españoles y en la defensa de la Constitución y la Ley, porque sólo ellas nos amparan y nos defienden de la arbitrariedad”. Sin embargo, recordó que “ante determinados problemas, sólo con la ley no basta” y “hoy nos encontramos ante un problema político de primera magnitud que exige ya una respuesta política de envergadura semejante”.

En opinión del líder socialista, “quienes pretenden con sus acciones situar a Cataluña fuera de la legalidad constitucional, conducirán de forma irresponsable a la fractura social y política, a incrementar la frustración, a profundizar el enfrentamiento entre catalanes entre sí y a generar innecesariamente enfrentamiento  entre catalanes y  españoles”.

Sánchez quiso trasladar la confianza a los catalanes y al conjunto de los españoles de que “con la ley y con los votos ganaremos al desafío soberanista”. “No permitamos-dijo- que predominen los sentimientos de división sobre los de la unión y la convivencia, y evitemos que nos lleven a un negativo y absurdo choque de identidades, al conflicto y a la fractura”.

VOLUNTAD DE ACUERDO

Sánchez insistió en que los socialistas “no quieren abrir un proceso constituyente, ni imponer nuestra posición a los demás, sino hacer propuestas realistas, claras, sensatas y viables de reformas que puedan ser compartidas”. Por tanto, “la reforma solo puede ser fruto del pacto y somos muy conscientes de que únicamente podrá salir adelante si cuenta con el apoyo de la gran mayoría de la ciudadanía y de las fuerzas políticas”.

Insistió en la voluntad de acuerdo y consenso del PSOE, pero advirtió de que “el consenso no es el punto de partida sino el fruto, intenso y generoso, de un proceso de diálogo, de aceptaciones y renuncias recíprocas, de compromisos compartidos”.

EJES DE LA REFORMA

El secretario general explicó que la propuesta socialista “ofrece respuestas claras, precisas, realistas y viables a las necesidades, retos y problemas actuales” y se articula en torno a 5 grandes ejes: 1) fortalecer los derechos sociales y el Estado de bienestar; 2) revitalizar el Estado de Derecho y algunos derechos fundamentales; 3) mejorar la calidad de la representación y participación políticas y de las instituciones democráticas; 4) poner al día el Estado autonómico y resolver nuestros conflictos territoriales con mecanismos de integración política y colaboración inspirados en los países federales de nuestro entorno; 5) fortalecer la conexión con la Unión Europea y colocar a España entre los países más favorables al proceso de integración de una Europa más unida, más democrática, más social y más solidaria.

Como principales medidas, explicó que la propuesta incluye “proteger los derechos a la salud y a la Seguridad Social como derechos fundamentales, así como ofrecer una renta o ingreso mínimo vital ante situaciones de carencia y vulnerabilidad para el mantenimiento de una vida digna”, “medidas más eficaces de protección de las familias y dotar de contenido real al derecho a la vivienda”.

Explicó que también adquiere singular importancia la reforma del artículo 135 de la Constitución para “concretar el principio de Estabilidad Social como complemento y contrapeso del de estabilidad presupuestaria”, así como “consolidar e impulsar la igualdad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos, o fortalecer los derechos medioambientales”. Igualmente, la reforma implica “reformas en el ámbito electoral, en la ordenación de los partidos políticos y en la conformación de nuestras instituciones democráticas, con el objetivo de mejorar la democracia representativa, participativa y deliberativa y consolidar la transparencia”.

HACIA UN ESTADO FEDERAL

Asimismo, Pedro Sánchez explicó que el PSOE plantea “la evolución del Estado autonómico en un sentido federal”, porque “en el federalismo se ubican las mejores soluciones para reconocer, respetar e integrar la diversidad y las singularidades de las Comunidades de España, la cohesión social y la igualdad, así como para encontrar las respuestas más adecuadas a los problemas de nuestras comunidades en un Estado integrador y eficiente”. “Es la mejor concepción de gobierno del Estado para garantizar un autogobierno territorial de calidad y un proyecto común e ilusionante para una España plural: la nación española integrada por la diversidad de sus comunidades políticas, las nacionalidades y regiones a las que se refiere nuestra Constitución”, añadió.

En este punto, apeló a “recuperar entre todos el espíritu de generosidad y compromiso de la Transición” y se refirió a los retos fundamentales de “convertir al Senado en una cámara de representación territorial; racionalizar, clarificar y completar en la Constitución el sistema de distribución competencial; establecer los principios y elementos esenciales del sistema de financiación; reconocer las singularidades de las nacionalidades y regiones que dan forma y presencia a la España plural (hechos diferenciales y regulación de las facultades que de ellos se derivan); y desarrollar las consecuencias del principio de autonomía local”.