Pedro Sánchez presenta los quince puntos de su "agenda pàra una recuperación económica justa"

Un proyecto para hacer de nuestro país "la España de las oportunidades" y que solo será posible con el PSOE, que "es la esperanza para millones de españoles que anhelan conjugar cambio con seguridad"_x000D_ _x000D_

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha presentado hoy –en el Foro de debate de ABC-Deloitte- los quince puntos para “construir una agenda para la recuperación justa” en España. Una agenda “volcada en el crecimiento y la creación de empleo digno”, que “centre su trabajo en la modernización de nuestra economía, que aborde una radical reforma de nuestro sistema político y conserve nuestro Estado del Bienestar, como elemento de cohesión y progreso seguro”. 

En su intervención Pedro Sánchez afirmó que, si Felipe González hizo posible una transición económica y la España de los derechos, y Zapatero la de las libertades, “mi proyecto es la España de las oportunidades”.

Una “España de las oportunidades para los jóvenes que sufren una tasa de desempleo superior al 40%”; para “las mujeres que sufren la desigualdad salarial y mayor precariedad”; para “los parados de más de 50 años, muchos de ellos desempleados durante más de 2 años”; para “una generación, la de los 40 años, cuya realidad laboral es sinónimo de precariedad del trabajo autónomo económicamente dependiente”. En definitiva, “para la clase media trabajadora, verdadera columna vertebral del país”. 

Estos son los quince puntos de la agenda para la recuperación justa que ha desgranado el secretario general:

1.    España sufre un mercado de trabajo dual. Abordaremos un nuevo Estatuto de los Trabajadores que ponga fin a la reforma laboral de Rajoy, basada en la precarización y devaluación salarial, recuperando el equilibrio en la negociación entre trabajo y empresa.

2.    Reforma integral de nuestra fiscalidad. Me comprometo a no subir los impuestos a la clase media trabajadora, y sí a que paguen más quienes más tienen. A perseguir el fraude fiscal. Acabar con la ingeniería fiscal de empresas y personas que tratan de evitar pagar los impuestos que les corresponden.

3.   Mejorar los niveles de competitividad. Impulsar políticas de predistribución, donde el empresario revierta buena parte de sus beneficios no en el aumento de los sueldos de dirección sino en nueva maquinaria y la formación de sus trabajadores. Hay que reducir la diferencia salarial entre la alta dirección y los trabajadores.

4.   Aumentar el tamaño de nuestras empresas para hacer de la nuestra una economía internacionalizada. Sufrimos un número excesivo de pequeñas y micro empresas, que dificultan la innovación, la formación y la internacionalización. El número de empresas en España en 2014 es de 3,11 millones (140.000 empresas menos que cuando el PP llegó al gobierno). De ellas, menos de un 8% tienen más de 5 asalariados. Y no llega al 2% las que tienen más de 20 trabajadores. Reformar legislación, volcar recursos financieros para tener un mayor número de medianas y grandes empresas será uno de nuestros principales objetivos de política económica.

5.    Reducir el excesivo endeudamiento, en particular, el privado y para el cual proponemos la reestructuración de la deuda privada de autónomos en riesgo de perder su negocio y de las familias en riesgo de desahucio. ...