Pedro Sánchez: "Quiero ponerme de acuerdo con Iglesias. Tenemos una enorme oportunidad de poner fin al gobierno de Rajoy"

En una entrevista en Cuatro, asegura que "solamente habrá cambio si PSOE, Podemos y Ciudadanos nos ponemos de acuerdo". "No me he cerrado nunca a gobiernos en coalición", afirma el líder socialista, quien se ha mostrado convencido de que no habrá elecciones y será presidente del Gobierno

09/03/2016

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se mostró hoy convencido de que va “a ser presidente del Gobierno” y de que no habrá elecciones, porque Pablo Iglesias “al final” recapacitará, “tenderá la mano como yo se la estoy tendiendo a él”, y se podrá alcanzar un acuerdo para que España “tenga un presidente diferente”. “No veo por qué tres políticos de una nueva generación, el señor Rivera, el señor Iglesias y yo, no podamos entendernos”, ha afirmado.

En una entrevista en ‘Las Mañanas’ de Cuatro, el líder socialista insistió en que   “solamente habrá cambio en este país si los tres partidos (PSOE, Podemos y Ciudadanos) nos ponemos de acuerdo”.

“Yo quiero ponerme de acuerdo con el señor Iglesias. Creo que tenemos una enorme oportunidad de poner fin a Rajoy como presidente del Gobierno”. Y, “si hay elementos en los que él y yo podemos estar de acuerdo y que no están incluidos en el acuerdo con Ciudadanos, impulsémoslos en el Congreso. Pero pongamos en marcha al Gobierno”, porque “lo que no tienen sentido es que siga de presidente en funciones Rajoy, asistido por a la coalición negativa que tiene con él Iglesias”.

Sánchez, que defendió el acuerdo alcanzado tras un mes de negociación con Ciudadanos, aseguró que “quien ha perdido el tiempo” es Iglesias, a quién conminó a “abandonar su zona de confort, que es el veto y la línea roja”.

Ha remarcado que le gustaría “hablar con el señor Iglesias” para que le dijera cuáles de las medidas incluidas en el pacto no comparte, que abordan cuestiones como la creación de un ingreso mínimo vital para 750.000 hogares sin prestación, la recuperación de la ultraactividad de los convenios o el final de los aforamientos de diputados y senadores. “Lo que podamos hacer Ciudadanos, Podemos y el Partido Socialista puede ser histórico, y yo por eso apelo al compromiso histórico del señor Iglesias para pensar en España y en las cosas que podríamos hacer los tres juntos”.

El líder socialista confesó haber tenido “un sabor agridulce” en la pasada sesión de investidura al sentir que había hecho “lo que debía”, pero que el cambio se veía frustrado por el voto negativo de Podemos en la segunda sesión de investidura. El secretario general ha reconocido que albergaba esperanzas de que Iglesias recapacitara en la votación final y pensara que “es mucho mejor tener a un presidente socialista que a Rajoy al frente de La Moncloa, y creo que hay mucho votante de Podemos que se sintió traicionado con lo que hizo el señor Iglesias”.

Gobierno paritario, con independientes de prestigio y transversal

Sobre su hipotético gobierno, Sánchez afirmó que “va a ser paritario, no monocolor, con independientes de prestigio y transversal”, es decir “que pueda ir al centro derecha y representar a la izquierda”. En todo caso, y como presidente del mismo, explicó que será suya  la potestad para conformar el organigrama del Ejecutivo.

A la pregunta de si hay posibilidad de que Iglesias sea vicepresidente de su gobierno, Sánchez respondió: “Siempre he dicho que quiero un gobierno plural” y “no me he cerrado nunca a gobiernos en coalición”. “El PSOE con 90 diputados no tiene la fuerza suficiente para formar un gobierno monocolor, por tanto yo no me cierro a ninguna formulación”, insistió.

“A lo que sí me cierro es a las formas. No puede ser que yo vaya  a ver al jefe del Estado”, y que sea él quien “me informe” de la propuesta de gobierno de Pablo Iglesias que “no sonó  a un ofrecimiento sino a un chantaje. Y yo, desde luego, con chantajes no funciono” -añadió-.

No a Rajoy y al PP

Sánchez ha vuelto a rechazar cualquier tipo de acuerdo de gobierno con el PP, puesto que dirá siempre no a Rajoy y a cualquier otro candidato que pudiera presentar la formación conservadora, como quedó establecido en el Comité Federal del 28 de diciembre. El líder socialista ha precisado que el PSOE “siempre va a tender la mano al PP en asuntos de Estado” como la lucha contra el terrorismo, la reforma constitucional o la defensa de la integridad territorial frente al desafío soberanista, “pero PSOE y PP no pueden conformar una coalición porque eso significaría eliminar la legítima alternativa que hay entre la derecha y la izquierda”.

Aseguró que no habrá una negociación suya con Rajoy y que, en todo caso, las conversaciones que puedan darse con el PP se circunscribirán a “los equipos negociadores”.

Además, negó que, como dice Rajoy, el intento del PSOE y Ciudadanos haya fracasado, y subrayó que “hemos abierto un tiempo nuevo en la política española”, pues “tenemos una mayoría de 131 diputados” que está “en disposición de sumar a más grupos parlamentarios”. “Esa –añadió- es mi ambición”.

Respecto a los últimos casos de corrupción del PP, el líder socialista ha señalado que la actitud del presidente del Gobierno “está haciendo daño no solo a la democracia, sino también a su propio partido” por no haber asumido su responsabilidad política “en primera persona”. Para el número uno del PSOE, Rajoy es “un tapón para la regeneración democrática del país y para la renovación de su partido”, un PP “que es muy importante en el sistema político español y que necesita pasar a la oposición para renovarse y regenerarse”.