PEDRO SÁNCHEZ se compromete a que la financiación de los partidos no dependa sólo del resultado electoral, sino también de su democracia interna

Critica que Artur Mas haya elegido el camino de “degradar la presidencia de la Generalitat poniéndola a subasta”.

12/11/2015
El secretario general y candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció hoy su compromiso de “impulsar una Ley de Partidos Políticos que garantice la necesaria democracia interna que exige la ciudadanía, que haga a los partidos más participativos, abiertos y transparentes, porque de ese modo cumplirán mejor con su función constitucional de ser el verdadero cauce del pluralismo político”.

Así, adelantó que el PSOE incluirá en su programa electoral, dentro de esa Ley de Partidos, “una iniciativa para que la financiación de los partidos no dependa sólo del resultado electoral sino también de la democracia interna de los partidos”. “No se trata tanto de penalizar al menos democrático como de incentivar a quien es más democrático. Por ejemplo, vinculando la financiación a la celebración de primarias, a la limitación de mandatos o la paridad en las listas electorales”.

El segundo compromiso que hizo público fue que el de “impulsar desde el Gobierno una Ley de Participación Institucional que defina y asegure la financiación pública y la participación de los agentes sociales, sindicatos y patronal, en la definición de las políticas públicas”.

Respecto a la elección de los candidatos a la Presidencia del Gobierno, se mostró partidario de regularlo “mediante voto directo y secreto de, al menos, los militantes de los partidos políticos” y de extender esta propuesta “al nivel autonómico y local”.

No podemos permitirnos 4 años más de gobierno de Rajoy

Durante su intervención en el Foro del diario ‘El Mundo’, Sánchez aseguró que el alejamiento de los ciudadanos de las instituciones no solo tiene que ver con la crisis sino “con la respuesta del gobierno de Mariano Rajoy a un problema como el de la corrupción”. Así, señaló que “hace dos años, Rajoy debió asumir su responsabilidad política y dimitir”, pero  “no lo hizo, y el coste que está pagando nuestra democracia en forma de desafección ciudadana es elevado, como elevado será el coste que acabará pagando su partido con el rechazo mayoritario de los españoles a cuatro años más de un presidente manchado por la sombra de la corrupción”.

Por ello, se mostró convencido de que “si queremos recuperar el aprecio de muchos ciudadanos y ciudadanas hacia nuestras instituciones democráticas deberemos hacer importantes cambios en ellas, pero el primero es cambiar de Presidente de Gobierno”.

“No podemos permitirnos cuatro años más de un gobierno como el que hemos tenido durante la última legislatura. No sin que la cohesión social, la cohesión territorial y la cohesión política sufran gravemente”. Por ello, destacó que la alternativa es la que ofrece el PSOE, “un cambio progresista y practicable para nuestra sociedad. Un cambio que una todo aquello que el Gobierno de Rajoy ha separado: empleo y calidad de vida, educación y oportunidades, política y soluciones, futuro y esperanza”.

Buena política y buenas políticas

En otro momento, Pedro Sánchez ha defendido y reivindicado para nuestro país “la buena política”, como “aquella que aspira a recuperar la capacidad de diálogo y de acuerdo; que pone el acento en lo que nos une y no en lo que nos separa, y que habla para la mayoría y no sólo para su partido”. Y también, “las buenas políticas”, esas que pondrán en marcha los socialistas aportando “experiencia de gobierno, equipos renovados y un proyecto de gobierno para la mayoría”, y fijándonos igualmente como objetivo “mejorar el rendimiento de las instituciones”, que “funcionen correctamente”.

En este punto ha criticado que Rajoy haya demostrado “temer al parlamento por temor a rendir cuentas ante los ciudadanos”, ya que es “el presidente que más comparecencias de la oposición ha rechazado”, su menosprecio al Parlamento, a sus procedimientos y sus normas, o que el Gobierno se haya sentido “tan incómodo ante un Parlamento” pese a contar con una abrumadora mayoría absoluta en ambas Cámaras, y se  ha comprometido a “devolver” a esta cámara “la centralidad que le corresponde”.

Entre las medidas socialistas, citó su propuesta de limitar el uso del decreto ley a las circunstancias indicadas para ello, regular las comparecencias urgentes del Presidente y los ministros de modo que no puedan rehuir el debate y la rendición de cuentas, o el posibilitar que se puedan realizar preguntas orales al Gobierno sin formulación y notificación previa.

También en este apartado apostó por la necesidad de reformar el sistema electoral, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General –unida a la reforma constitucional- para, por ejemplo, impulsar el voto electrónico, eliminar el voto rogado para los residentes en el exterior, garantizar la paridad entre hombres y mujeres a través de listas cremallera. Igualmente defendió un sistema de listas desbloqueadas y la necesidad de incrementar la proporcionalidad de nuestro sistema electoral.

Mejorar la democracia

En su intervención, Pedro Sánchez ha defendido la necesidad de “mejorar la democracia” y por eso  afirmó que es preciso “reconstruir espacios e instituciones para la participación democrática. No sólo para una democracia de protesta, sino especialmente para una democracia de propuesta, no sólo para votar, sino muy especialmente para dialogar y acordar”, señaló.

En este apartado ha abogado también por “mejorar nuestra calidad institucional” y ha criticado la “falta de transparencia y la opacidad del Gobierno en el manejo de las cuentas públicas” que ha provocado la grave denuncia de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal en la Audiencia Nacional, y ante la que ha señalado que “lo mínimo que puede hacer el Gobierno” es “comparecer en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados”.

Aseguró que el programa socialista incluirá “la revisión del Consejo General del Poder Judicial para asegurar las previsiones constitucionales sobre el sistema de nombramiento de sus integrantes, composición, colegialidad y pluralidad”; el regreso al modelo de elección del Presidente y los consejeros de la Corporación RTVE de la época Zapatero, o la inclusión de toda una batería de medidas de lucha contra la corrupción, tanto para prevenirla como para combatirla.

Cataluña

Refiriéndose a la crisis catalana y a la última propuesta de Artur Mas, Pedro Sánchez ha criticado que el president en funciones haya elegido el camino de “degradar la presidencia de la Generalitat poniéndola a subasta” y ha vuelto a  reiterar que, “ante el desafío independentista”, es preciso “unidad, ley y política”.

Además, ha señalado que coincide con Rajoy “en la reacción” a este desafío,  “pero no en la solución”.  En su opinión, “las alarmas llevan sonando cuatro años sin que en Moncloa haya habido una respuesta” y “si algo ha quedado claro es que la ley es la condición necesaria, pero la condición suficiente es la política”.

Por ello, afirmó que para resolver este grave desafío “la política debe abrirse paso a partir del 20 de diciembre, y en ese nuevo tiempo, espero que el Partido Popular ya en la oposición se comporte con la misma lealtad como la que yo y mi partido estamos demostrando con el Gobierno”, añadió.

Condena del último asesinato machista

Sánchez inició su intervención expresando su pesar y el del PSOE por el nuevo caso de violencia de género ocurrido esta mañana en Sanlúcar la Mayor (Sevilla) y manifestando su compromiso de tratar esta lacra “como una cuestión de Estado, construyendo a partir de la próxima legislatura y desde el Gobierno el necesario pacto social, político e institucional que erradique el terrorismo machista en nuestro país”.