Pedro Sánchez se reúne con diputados, senadores y alcaldes del PSOE para exigir al Gobierno la paralización de las prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo y Canarias

La Cámara Alta debate mañana una moción del PSOE en la que los socialistas advierten del impacto negativo de las prospecciones en el medio marino y en la actividad pesquera y turística

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha mantenido este mediodía una reunión en el Senado con miembros de las direcciones del Grupo Parlamentario en el Congreso y Senado, a la que también han asistido senadores y diputados de Canarias, Baleres y Málaga, así como alcaldes socialistas de estas comunidades, para abordar la moción que defenderá mañana el Grupo Socialista en el Pleno de la Cámara Alta por la exigirán al Gobierno la paralización de las prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo y en Canarias.

 

En el transcurso de la reunión, el Secretario General del PSOE ha mostrado su apoyo a la moción que defenderá en pleno la portavoz socialista de Turismo en el Senado y senadora por Málaga, Pilar Serrano.

 

La iniciativa socialista pide que la Cámara manifieste su rechazo a los permisos de investigación, o autorizaciones de exploración de hidrocarburos, tanto los ya concedidos como los que estén en tramitación, en el Mediterráneo y en las aguas jurisdiccionales colindantes al archipiélago canario. Del mismo modo, el texto exige también al Ejecutivo del PP la suspensión de dichos permisos, teniendo en cuenta la magnitud del impacto negativo en el medio marino y en las actividades pesquera y turística.

 

Para el PSOE es imprescindible, y así lo solicita la moción, que el Gobierno modifique la Ley de Hidrocarburos de 1998, y la Ley de Evaluación Ambiental, para aumentar la exigencia para la evaluación del impacto ambiental, no solamente en el medio natural, sino también en sectores económicos como el turístico, el pesquero y otros que pueden resultar negativamente afectados. Además los socialistas quieren que se establezca la obligación de prestar las garantías financieras suficientes para responder ante los eventuales daños que puedan generar las actividades que se desarrollen.

 

La portavoz socialista, Pilar Serrano, ha explicado que las prospecciones de hidrocarburos conllevan el desarrollo de trabajos concretos “que afectan al medio marino, a los ecosistemas, fauna y flora marina, al sector pesquero y a la industria turística”, y  ha recordado que el turismo es un elemento estratégico, “motor de la economía en España y generador de empleo”, y que las prospecciones tienen efectos negativos como “el deterioro de la imagen internacional de nuestras costas”.

 

Distintas instituciones de los territorios afectados, Baleares, Málaga y Canarias, han rechazado las prospecciones gasísticas y petrolíferas, como el Parlamento de Andalucía que rechazó el pasado septiembre que se lleven a cabo prospecciones de gas en el mar de Alborán, y la implantación de plataformas a 9 kilómetros del faro de Calaburras, entre Fuengirola y Mijas en la Costa del Sol, tal y como tenía previsto el Gobierno. También diferentes consistorios de la costa malagueña han rechazado la perforación del fondo marino y las prospecciones “a tiro de piedra” de sus playas.

 

La moción del PSOE lamenta que la Ley de Hidrocarburos del 98 sea una norma liberalizadora que promueve sin límites este tipo de actividades sin prestar la atención debida, entre otros, a la protección del medio marino o a actividades como la pesca y el turismo.