Pedro Sánchez se reúne con Lula da Silva, Henrique Cardoso y empresarios españoles en Sao Paulo

"Toda la presencia del gobierno de España en Brasil es poca, necesitamos más presencia y más proximidad" dadas las importantes inversiones de empresas españolas en Brasil asegura el secretario general del PSOE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha trasladado hoy desde Sao Paulo, en Brasil, “la proximidad y cercanía del pueblo español con el pueblo brasileño”. Sánchez ha realizado estas declaraciones tras reunirse con el expresidente Lula da Silva, con el que ha hablado de los “desafíos” a los que se enfrenta al Unión Europea. “Hemos hablado de la necesidad de tener políticas de inversión públicas que creen empleo en una economía que ahora mismo está sufriendo mucho paro, como es el caso de España”, ha comentado a los periodistas.

De Lula da Silva ha alabado “la buena política” que practicó en Brasil y que sacó al país “de una situación de crisis económica y que ofreció oportunidades a la gente que no las había tenido”. “Apostó por construir una clase media fuerte en Brasil, con un progreso inclusivo y una economía justa”, una apuesta que el socialista comparte: “yo quiero para España que se acabe con las desigualdades sociales con una economía justa y que cree empleo”.

Sánchez también se ha reunido con el que fue presidente de Brasil entre 1995 y 2003, Fernando Henrique Cardoso y ha terminado su estancia en Sao Paulo con un encuentro con empresarios españoles para “conocer sus sensaciones y oportunidades” que tienen las empresas de España en Brasil y ha asegurado que “toda la presencia del gobierno de España en Brasil es poca, necesitamos más presencia, más proximidad” y ha insistido en trasladar el “interés” del PSOE con Brasil, dado que las empresas españolas invierten en el país y cada vez más jóvenes españoles buscan oportunidades en este país de América del Sur.

El sábado Sánchez viaja a Uruguay, para encontrarse con militantes socialistas en Montevideo. Por la tarde, el líder de los socialistas asistirá a la recepción de embajada española, donde se encontrará con el rey Juan Carlos I y el domingo asistirá a la toma de posesión de Tabaré Vázquez como presidente de Uruguay.