PEDRO SÁNCHEZ: “Tenemos que abrir una nueva etapa política en España presidida por el cambio, el progreso y el diálogo”

“El PSOE no va a apoyar la continuidad ni de Mariano Rajoy ni tampoco del PP al frente del gobierno de España”

23/12/2015

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha subrayado hoy que, durante su reunión con Mariano Rajoy en Moncloa, le trasladado que “tenemos que abrir una nueva etapa política en España presidida por el cambio, por el progreso y por el diálogo” y que el PSOE  “no va a apoyar la continuidad ni de Mariano Rajoy ni tampoco del PP al frente del gobierno de España”.

 

El líder socialista ha comparecido en la sede de Ferraz, tras su encuentro en La Moncloa con el presidente del Gobierno en funciones. Sus palabras han sido las siguientes:

 

 

Felices fiestas y gracias por acudir a esta convocatoria de prensa, en la que voy a comentarles las grandes líneas de la reunión que he tenido hoy con el señor Rajoy en La Moncloa.

 

Básicamente lo que le he dicho es lo que la Ejecutiva del Partido Socialista el pasado lunes manifestó públicamente a través de su secretario de Organización y es que el Partido Socialista no va a apoyar la continuidad ni de Mariano Rajoy ni tampoco del PP al frente del gobierno de España y lo hacemos porque queremos dar mandato y cumplimiento al voto de los españoles y españolas el pasado 20 de diciembre, que dijeron 3 cosas: la primera, que querían cambiar al Gobierno de España; en segundo lugar, que querían que ese cambio fuese un cambio progresista, y, en tercer lugar, que querían que ese cambio fuese un cambio presidido por el diálogo, que durante estos últimos cuatro años ha faltado por parte del partido del Gobierno, en este caso, el PP.

 

Como dije el pasado domingo, y lo vuelvo a repetir hoy, es responsabilidad de la primera fuerza política intentar formar gobierno y, en consecuencia, si lo logra, le he traslado al presidente del Gobierno que, como siempre ha ocurrido, podrá contar con el Partido Socialista como líder de la oposición en todos aquellos asuntos de Estado que tengan que ver con la defensa de la integridad territorial de España y, por supuesto, que tengan que ver también con la lucha contra el terrorismo yihadista. El PSOE siempre ha sido uno de los promotores de esos grandes acuerdos de Estado, en asuntos que definen la convivencia entre españoles y que también definen los asuntos de mayor desafío que tiene la sociedad española en su conjunto y, por tanto, si la final el Partido Popular y el presidente Rajoy logran convocar y concitar una mayoría con otras fuerzas parlamentarias, lógicamente el Partido Socialista, como alternativa que es al PP, y desde luego también como líderes de la oposición, estaremos abiertos a acordar, como lo hemos hecho siempre, esos asuntos de Estado.

 

También quiero subrayar que es la primera fuerza política, como lo hemos dicho siempre a lo largo de la campaña electoral todas las veces que los periodistas me habéis preguntado, siempre hemos dicho que la primera fuerza tenía la responsabilidad de intentar formar gobierno. Repito, la responsabilidad de intentar formar gobierno y esto, en consecuencia, es un llamamiento al resto de fuerzas políticas. Respetemos la democracia, respetemos los plazos y los procedimientos de la democracia. No hay atajos, es el tiempo de la primera fuerza política y, en consecuencia, respetemos la democracia, porque será la mejor manera de respetarnos a todos nosotros y a todas nosotras.

 

En segundo lugar, sí le he trasladado al señor Rajoy, al presidente del Gobierno, que tenemos que abrir una nueva etapa política en España presidida, como les he dicho antes, por el cambio, por el progreso y por el diálogo y, en consecuencia, eso tiene que verse reflejado en la pluralidad parlamentaria y en la Mesa del Congreso de los Diputados. Esto no es un acuerdo que tenga que hacerse entre dos, sino entre todos, y, en consecuencia, le he anunciado al presidente del Gobierno que sería razonable que quien presidiera el Congreso de los Diputados no fuese la primera fuerza política, sino la segunda política, en este caso el Partido Socialista. En consecuencia, les anuncio que nosotros nos vamos a ofrecer a liderar las negociaciones con el resto de fuerzas parlamentarias para que en la Mesa del Congreso de los Diputados se vea esa pluralidad que viene representada como consecuencia del mandato de los españoles. Y, en consecuencia, también anunciarles que el Partido Socialista tratará de optar a presidir el Congreso de los Diputados en esta nueva etapa política.

 

En tercer lugar, sí quiero anunciarles que los españoles han hablado y que, en consecuencia, nosotros lo que vamos a hacer es cumplir con el mandato de los ciudadanos dado el pasado 20 de diciembre, con un gobierno de cambio, como he dicho antes, con un gobierno que garantice el diálogo con el resto de fuerzas políticas.

 

Por tanto, no queremos que haya nuevas elecciones. Quiero que sepan que el compromiso y el trabajo del Partido Socialista Obrero Español es porque España tenga un gobierno que gobierne a los españoles, que garantice la estabilidad durante los próximos cuatro años y donde se garantice aquella voluntad expresada por los españoles el pasado 20 de diciembre, es decir, que haya un cambio, que sea un cambio progresista y, en segundo lugar, que haya diálogo.

 

Por eso me parece que es importante subrayarle a todas las fuerzas parlamentarias, que hasta incluso en alguna ocasión han dicho que estarían encantados de volver a repetir las elecciones, que nosotros no vamos a aceptar esa hipótesis. Que la repetición de las elecciones es la última de las opciones y que el PSOE va a explorar todas las posibilidades  para que haya un gobierno, para que haya diálogo y también –como he dicho antes- para que haya un gobierno que dé estabilidad a nuestro país. Las elecciones deben ser la última de las opciones porque lo que tenemos  que anteponer es el interés general, y no los intereses partidistas de algunas de las fuerzas políticas.

 

En cuarto lugar, la nueva etapa política que se tiene que abrir en nuestro país no puede  estar presidida por las líneas rojas que, durante estas últimas horas, hemos escuchado de distintas formaciones políticas. No puede ser. Creo que es importante ser consciente de que España necesita grandes transformaciones estructurales y, en consecuencia, frente a quienes trazan líneas rojas, nosotros vamos a tender puentes. Puentes de diálogo, de acuerdo, que es precisamente lo que quieren los españoles.

 

En consecuencia, todas aquellas formaciones políticas que quieran hablar de los elementos fundamentales de transformación que necesita nuestro país y que tienen que ver con una recuperación económica que sea justa, que tenga garantizado durante los próximos cuatro años un nuevo sistema fiscal mucho más progresivo, que defienda a la clase media y trabajadora; que apruebe un nuevo Estatuto de los Trabajadores, que implique la recuperación de muchos de los derechos laborales perdidos; que garantice también una transición energética para hacer frente al reto medioambiental. En segundo lugar, que acordemos entre todos un gran pacto educativo, por la ciencia y la cultura en nuestro país. En tercer lugar, que hagamos frente al desafío del envejecimiento poblacional en nuestro país y, en consecuencia, reconstruyamos el Pacto de Toledo. En cuarto lugar, que hagamos frente a la violencia que más nos indigna que es la violencia de género y, en consecuencia, articulemos un pacto social, político e institucional contra la violencia de género. Y, en sexto lugar, la reforma constitucional que revitalice nuestra democracia, la calidad democrática en nuestro país y resuelva el conflicto y la convivencia sobre todo entre catalanes, serán los elementos  serán los elementos de transformación estructural que el PSEO pondrá encima de la mesa para los próximos cuatro años y a la hora de hablar con el resto de formaciones políticas.

 

Si les puedo garantizar lo siguiente: el Partido Socialista tiene una solución para Cataluña que se llama reforma constitucional, que se llama derecho a decidir de todos los españoles sobre su futuro, de manera conjunta. Y, en consecuencia, el PSOE no va aceptar el que se trocee la soberanía nacional en nuestro país. Tenemos un proyecto de país, tenemos un proyecto para España y esa solución al conflicto en Cataluña se llama reforma constitucional que, insisto, exigirá de nuevo del diálogo y del acuerdo de todos.

 

Por tanto, en resumidas cuentas: Uno, no vamos a apoyar la continuidad de Mariano Rajoy y del Partido Popular al frente del gobierno. Dos, es la responsabilidad de la primera fuerza política el garantizar o el intentar al menos que haya gobierno, si así lo consigue el PSOE liderará la oposición, y en aquellos asuntos de Estado estaremos siempre del lado del gobierno -como lo hemos estado siempre e incluso también promoviendo esos grandes acuerdos-. En tercer lugar, hay que abrir una nueva etapa política en nuestro país presidida por el diálogo y, en consecuencia, se tienen que reflejar en la mesa del congreso la pluralidad de la votación de los españoles. En cuarto lugar, no queremos que haya nuevas elecciones y vamos a trabajar para que no haya nuevas elecciones, (esta) tiene que ser la última de las opciones y, en consecuencia, me gustaría que todas las fuerzas políticas fueran conscientes del retos que nos han planteado los españoles que es el del diálogo, el de encontrar puntos de acuerdo entre las distintas formaciones políticas. Cinco, que frente a aquellos que trazan líneas rojas, el PSOE lo que va a hacer es tender puentes para encontrar soluciones a las grandes transformaciones estructurales que necesita nuestro país y, en consecuencia, les he dicho esos seis grandes acuerdos que vamos a proponer    al conjunto de fuerzas políticas y que tienen que ver con la recuperación justa, con la educación, con el Pacto de Toledo, también con la desigualdad -es decir con la reconstrucción de nuestro Estado del Bienestar-, con la violencia de género y también con la reforma de nuestra Constitución.