Pilar Lucio: "Esta sentencia es un varapalo a la política urbanística del PP que provocó la burbuja inmobiliaria"

El PSOE ha mostrado su satisfacción por la sentencia del Tribunal Constitucional que avala la ley del suelo de 2007 promovida por el gobierno socialista y aprobada por las Cortes con el único voto en contra del PP, que presentó un recurso de inconstitucionalidad que ha sido rechazado.

 

Para Pilar Lucio, Secretaria de Cambio Climático y Sostenibilidad, “la sentencia es un varapalo más a la política de vivienda del PP, como lo están siendo sentencias contrarias a decisiones tomadas por el anterior secretario de Estado de Infraestructuras y próximo ministro de Justicia, Rafael Catalá, como las subsidiaciones de préstamos, la renta básica de emancipación, la ley de medidas para reforzar la protección de deudores hipotecarios o la ley de alquiler”; ejemplos todos ellos que ponen de manifiesto que “el PP persiste en mercantilizar la vivienda en lugar de garantizar el acceso a la misma”.

 

         La dirigente socialista consideró además que “es una muy buena noticia para el depauperado urbanismo español”, ya que “pone fin a una política puesta en marcha por los gobiernos del PP en la que todo el suelo era urbanizable, con las consecuencias tan desastrosas que ello ha tenido para la economía española”.

 

         Lucio ha recordado que la Ley del suelo de 2007, declarada constitucional, derogó la anterior de 1998 aprobada por el Gobierno Aznar que propiciaba la urbanización de la totalidad del territorio español, salvo el especialmente protegido, con el objetivo de abaratar el precio de la vivienda. “Sin embargo –destacó-, lo que hizo fue impulsar una burbuja inmobiliaria depredadora causante en gran parte de una de las crisis económicas más graves que ha sufrido nuestro país”.

 

         En materia de vivienda, Pilar Lució ha considerado que la sentencia del TC “permitirá intervenir, con la necesaria seguridad jurídica, en los procesos de recuperación de la actividad urbanística de una forma equilibrada y sostenible, dirigiendo los esfuerzos hacia la rehabilitación y renovación urbanas, frente al modelo de la ley del 98, que propiciaba una ocupación indiscriminada y expansiva del territorio, creando núcleos de población inconexos con costes económicos, sociales y medioambientales inasumibles”.

 

Por último, ha lamentado que “el PP quiera seguir llevando a cabo esta política del todo urbanizable, mediante la reforma de otras leyes como la de costas, facilitando la edificación en los frentes de playa, o disminuyendo la reserva de suelo para vivienda protegida en la Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas”.