Pilar Lucio: "Hay 7 millones de personas que pasarán el invierno con restricciones en el acceso a la luz o el gas y bajo la amenaza del corte del suministro"

Ante esta situación de "emergencia" y ante la llegada del invierno, el Grupo Socialista propone una "tarifa social asequible para los consumidores vulnerables y una regulación de la pobreza energética", a través de una Proposición de Ley debatida hoy en el Congreso.

La secretaría de Cambio Climático y Sostenibilidad, Pilar Lucio, ha defendido hoy en el Pleno, la toma en consideración de la Proposición de Ley de protección de los consumidores vulnerables y contra la pobreza energética. Una iniciativa que propone la creación de una tarifa social asequible de electricidad y gas para toda la ciudadanía, en especial para los consumidores más vulnerables.

 

En su intervención, Pilar Lucio ha denunciado que “hay 7 millones de personas en nuestro país que pasarán el invierno con restricciones en el acceso a la luz, el gas o el propano y bajo la amenaza del corte del suministro”, según un estudio de la Asociación de Ciencias Ambientales. Y ante esta “situación de emergencia” y con la inminente bajada de temperaturas por la llegada del invierno, el Grupo Parlamentario Socialista, presenta hoy esta iniciativa.

 

Así, ha explicado que se trata de “una iniciativa legislativa más, para paliar los efectos perversos de las decisiones del Gobierno del PP. Decisiones que han supuesto un varapalo en la calidad de vida y en el poder adquisitivo de los más vulnerables”. “Hay dos causas fundamentales por las cuáles traemos esta iniciativa: Una es el incremento exponencial de la desigualdad en España y la otra, una reforma energética injusta, con la que nadie está de acuerdo y que afecta directamente a los ciudadanos con escasos recursos”, ha subrayado Lucio.

 

Por esta razón, la parlamentaria socialista ha explicado que la proposición pretende extender la tarifa social a todos los consumidores vulnerables de cualquier suministro energético, no sólo electricidad, sino también los demás: gas natural, butano y propano. Así, a estos consumidores se les aplicará un determinado nivel de potencia o consumo "suficiente para cubrir las necesidades domésticas básicas”.

 

“Proponemos además, una tarifa social determinada en función de la capacidad económica de los consumidores. No queremos que dependa del mercado”, ha puntualizado Pilar Lucio, para explicar que con el sistema diseñado por el Gobierno “si subiese la luz también lo haría la tarifa social y los pensionistas, por ejemplo, perderían poder adquisitivo”. La Proposición de Ley Socialista contempla también que la diferencia entre la tarifa social y lo que cuesta la luz se financie a través de los Presupuestos Generales del Estado.

 

“Nuestra idea es que tengan esta consideración todos aquellos que lo necesiten, por eso no cerramos la puerta a que haya más grupos que puedan beneficiarse en el desarrollo de la Ley”, aseguró Lucio.

 

En su intervención, la parlamentaria socialista ha explicado que la iniciativa apuesta por una regulación de la pobreza energética, una situación que en la proposición de ley se define como la que afecta a “quiénes sean consumidores vulnerables y dediquen más del diez por ciento de su renta al consumo de energía. Estas son las actuaciones excepcionales y de máxima vulnerabilidad que creemos perfectamente posible cubrir”, afirmó Lucio.

 

“La consecuencia de considerar a alguien en situación de pobreza energética es la imposibilidad de interrumpir el suministro energético por impago en invierno”, tal como figura en esta iniciativa, siempre con las necesarias “cautelas” para evitar el fraude, “tanto con garantías para el ...