Pilar Lucio: "No se debe cortar el suministro de agua a una familia por no disponer de recursos económicos para pagarlo"

Lucio ha recordado de nuevo que el agua ostenta la categoría de “Derecho Humano”, tanto por la Declaración de Naciones Unidas en 2010, como por Iniciativa Legislativa Popular Europea

La Secretaria Federal de Cambio Climático y Sostenibilidad, Pilar Lucio, ha participado esta tarde en la jornada que bajo el título “El Agua un Derecho Humano” ha organizado la Unión General de Trabajadores. En su intervención la responsable socialista se ha referido a la situación de pobreza hídrica y energética que padecen muchas familias y a las que hay aportar una solución inmediata “modificando la legislación de agua y electricidad, e incorporando a la ley la restricción de que el suministrador no pueda suspender el servicio de abastecimiento por razones económicas, cuando los recursos familiares no permitan cubrir su pago”.

Lucio ha recordado de nuevo que el agua ostenta la categoría de “Derecho Humano”, tanto por la Declaración de  Naciones Unidas en 2010, como por Iniciativa Legislativa Popular Europea que promovieron los sindicatos y los socialistas apoyaron sin reservas.

“Ignorar esta Declaración, o simplemente suscribirla sin aportar los contenidos suficientes para que los que asuman este derecho puedan ejercerlo sin impedimentos, es nuestra obligación ya que corremos el riesgo de que la inacción se transforme exclusivamente en inútil retórica”, ha señalado Lucio.

“Debemos preguntarnos el porqué de este reconocimiento de la ONU. La respuesta es bien simple: el agua está ligada estrechamente a la dignidad humana, es un elemento básico para el desarrollo de personas y pueblos y su escasez amplía la ya de por sí abismal brecha entre pobres y ricos. Sólo un dato: 768 millones de no tienen acceso a agua potable, y 2.500 millones viven sin saneamiento”.

Por último, Pilar Lucio ha señalado que España debe hacer asegurar este reconocimiento haciendo efectivas las tres cualidades que colocan al agua por encima de cualquier consideración de orden político o económico:  es un elemento indispensable para la vida del Planeta, es un bien público y es un derecho.

“Esto implica sostenibilidad en la planificación y en la gestión, defensa de la titularidad pública de este bien frente a cualquier intento de privatización y aseguramiento de agua para todos los ciudadanos”, ha dicho la responsable socialista.