Por la Igualdad efectiva, también en el medio rural

Con motivo del Día Internacional de la Mujer Rural, el Partido Socialista quiere volver a poner en valor el papel de las mujeres en el ámbito rural y reconocer su fuerza, su empuje y su arduo trabajo, indispensable para nuestra sociedad, y que supone, entre otras muchas aportaciones, el avance hacia un mundo más equitativo y justo.

 

En España el mundo rural no es sólo el pulmón que conserva nuestro medio ambiente, sino también el que nos alimenta y mantiene nuestros orígenes culturales más profundos. Cuidarlo es una obligación imprescindible para nuestro equilibrio social y nuestro mantenimiento, material y cultural.

Como base de nuestro desarrollo, las explotaciones agrarias tienen un papel fundamental. Pero en ellas, hasta ahora, existía una clara discriminación: A pesar de que el 82% de las mujeres del ámbito rural trabajaban en el campo, menos del 30% de ellas eran reconocidas legalmente como titulares y a ello se añadía la dificultad patente para gestionar administrativamente dichas explotaciones.

Conscientes de esta inveterada situación de desigualdad, el gobierno socialista preparó, junto con los agentes sociales interesados en la materia, la Ley de Titularidad Compartida de las explotaciones agrarias, cuya finalidad es promover y favorecer la igualdad efectiva entre hombres y mujeres en el medio rural, mediante el reconocimiento jurídico y económico derivado de la participación de las mujeres en la actividad agraria. Se calcula que 100.000 mujeres, sólo en nuestro país, podrían ser beneficiarias de esta norma. Dicha Ley fue aprobada por unanimidad el pasado mes de septiembre y con ello se acababa con este agravio ancestral de desigualdad.

Acercar los servicios sociales al mundo rural ha sido también el empeño de los gobiernos socialistas y de las mujeres y hombres socialistas: La formación, la educación, la sanidad, el empleo, la lucha contra la violencia de género y el acceso a la prevención y protección de las víctimas, el cuidado a las personas dependientes, etc. han mejorado sensiblemente en estos casi 8 años y se seguirán promocionando si la sociedad española renueva su confianza en el Partido Socialista.

Ya estamos viendo, desgraciadamente, los recortes provocados por los gobiernos autonómicos y locales bajo la gestión del PP para asfixiar los avances que, en materia de derechos civiles y sociales, había conseguido la ciudadanía española. Su táctica de “no gestionar, privatizar y quejarse” no lleva sino a la destrucción del Estado del Bienestar que tanto nos ha costado construir.

Las mujeres rurales, ahora más visibles, ahora más reconocidas y colocadas en posición de igualdad deberán, como toda la sociedad española, elegir el próximo mes de noviembre entre quienes las defienden y quienes intentan relegarlas nuevamente a la oscuridad y al atraso.