PSOE de Andalucía critica la cacería "injusta y falsa" a la que el PP esta somentiendo a Griñán

La presidenta del PSOE andaluz considera que Griñán es "la persona más temida y odiada por la derecha española porque ha demostrado que otra forma de gobernar ante la crisis es posible y porque es el espejo de todas sus derrotas"

La presidenta del PSOE de Andalucía, Amparo Rubiales, ha criticado esta mañana la "cacería injusta y falsa" a la que el PP está sometiendo al secretario general del PSOE andaluz y presidente de la Junta, José Antonio Griñán, a propósito del llamado caso de los ERE.

Rubiales ha afirmado que el PP persigue a Griñán porque es la "persona más temida y más odiada por la derecha en España, porque es el único que ha impedido que se lleve a cabo la política de recortes de derechos y libertades que está haciendo el PP en toda España y es además el espejo de todas sus derrotas".

Según la presidenta del PSOE andaluz, frente al presidente de la Junta de Andalucía que "ha demostrado que hay otra forma de hacer política ante la crisis" se encuentra un PP andaluz sin norte y "sin proyecto propio" un partido "que tiene un profundo resentimiento hacia las políticas del PSOE".

La dirigente socialista ha defendido la actitud del presidente andaluz en el caso de los ERE ya que según ha afirmado el Gobierno andaluz siempre ha mantenido una hoja de ruta clara "denunció, investigó, presentó nuevas denuncias, peticiones de afianzamiento patrimonial de altos cargos y ha participado en una comisión de investigación en el Parlamento andaluz". Algo muy diferente a la actitud mantenida por los miembros del PP ante el "caso Bárcenas", ya que "Rajoy ni siquiera se atreve a pronunciar el nombre de su extesorero ni ha sido capaz de comparecer ante el Congreso ni ante la ciudadanía" ha destacado Rubiales.

Respecto a la petición realizada por el líder del PP andaluz solicitando que comparezcan el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y el expresidente Manuel Chaves, ante el Congreso de los Diputados, Rubiales la ha calificado como "un chiste, una burla y un disparate jurídico" que no tiene "sustento reglamentario y que supone un desprecio absoluto al Parlamento andaluz".