Rafael Simancas: "Los españoles deben saber que el PSOE va a trabajar muy duro, sin renunciar y sin desfallecer, para hacer realidad el cambio" que votó la mayoría

En declaraciones en Ferraz, el dirigente socialista explica las primeras medidas que el PSOE llevará al Parlamento dentro de la primera fase del “trabajo para el cambio”

03/01/2016

El dirigente socialista Rafael Simancas ha comparecido esta mañana en la sede de Ferraz para valorar la situación política en el arranque del año recién comenzado. En declaraciones a los medios, el también diputado electo por Madrid ha subrayado que “los españoles deben saber que el PSOE va a trabajar muy duro, sin renunciar y sin desfallecer, para hacer realidad el cambio que ha votado la mayoría”.

Así, Simancas ha remarcado que el PSOE trabajará, ante la nueva etapa, “para lograr esa recuperación justa con buenos empleos, sin privatizaciones, sin recortes y sin copagos que quiere la mayoría”, para “hacer realidad la regeneración democrática, abriendo las instituciones a la participación y cerrándolas a la corrupción”, porque “la gran mayoría de los españoles y las españolas han votado cambio, han votado recuperación justa y regeneración democrática, y el PSOE va a trabajar muy duro, sin renunciar y sin desfallecer, para hacer realidad ese cambio”, ha insistido.

Simancas ha explicado que este “trabajo para el cambio” se desarrollará en dos fases. Una primera que tiene que ver con el Parlamento y una segunda relacionada con el Gobierno de la nación. En lo concerniente al Congreso, el ha señalado que el PSOE “está trabajando ya duro para que el Parlamento español se abra al cambio”. Para ello, la Cámara Baja debe “volver a ser el centro de la política española”. Los socialistas sostienen que la Mesa del Congreso ha de reflejar “la pluralidad de la sociedad española en este nuevo tiempo”, mientras que el Reglamento “debe adaptarse “a las demandas de la ciudadanía”. El PSOE, ha proseguido Simancas, defiende “un Parlamento más abierto a la calle”, que facilite la participación ciudadana, y una cámara que haga posible, asimismo, “una oposición mejor y más eficaz” de forma que “no permita a un solo grupo parlamentario bloquear comparecencias del presidente, de ministros o de iniciativas de la oposición”. Y un Parlamento que “obstaculice en mayor medida” las puertas giratorias y el tráfico de influencias “que se han dado, por ejemplo, en el caso Gómez de la Serna”.

El dirigente socialista ha indicado que entre las primeras iniciativas legislativas en las que está trabajando el PSOE se cuentan un nuevo Estatuto de los Trabajadores “para recuperar derechos” perdidos, elevar “progresivamente” el Salario Mínimo Interprofesional hasta los mil euros, un pacto de Estado para “luchar eficazmente contra esa lacra que es la violencia de género”, y otro gran pacto educativo “para universalizar la enseñanza pública entre los cero y los 18 años”.

La “segunda fase del cambio” es la relacionada con el Gobierno. Simancas ha recordado que el PSOE se atendrá “a la hoja de ruta” aprobada en el Comité Federal del 28 de diciembre. De tal forma, “primero vamos a respetar la iniciativa del partido que ha tenido más votos, el PP”. El PSOE, ha proseguido, “votará no a la investidura de Rajoy y de cualquier otro candidato del PP porque somos el partido del cambio, porque somos lo contrario de PP”. Simancas cree que el presidente en funciones cuenta con “escasas probabilidades” para lograr ser investido de nuevo. “Rajoy se ha quedado muy solo, porque ha hecho mucho daño, junto al PP, durante los últimos cuatro años”. Y si Rajoy no alcanza su meta, “el PSOE no solo tiene el derecho, tiene el deber y la responsabilidad ante todos los ciudadanos, como primer partido del cambio, de dar un paso adelante y convocar a todas las fuerzas del cambio a un diálogo para hacer realidad las grandes transformaciones que necesita este país”.

De entrada, Simancas ha manifestado que ya existe en el Parlamento “una mayoría” en contra de las leyes “que más daño han hecho a los españoles y las españolas durante los últimos cuatro años”, entre las que ha citado la reforma laboral, la ley Wert y la ley mordaza.

REUNIONES DE LA CUP Y DE PODEMOS

Acerca de las reunión que mantiene hoy la CUP para decidir sobre la investidura de Artur Mas, el dirigente socialista ha querido manifestar que “transmitimos a la CUP, también a Convergencia y también a ERC, la necesidad de que reflexionen, que dejen de avergonzar a la mayoría de los catalanes y a la mayoría del resto de españoles con un espectáculo bochornoso; que abandonen un proceso soberanista, rupturista, que a nadie beneficia y a muchos perjudica, y que comiencen a resolver, de verdad, los problemas de los catalanes” en relación a cuestiones como el empleo o la precariedad laboral, o a los recortes y las privatizaciones “que Mas y Rajoy llevaron a cabo en plena armonía”.

Por último, a propósito de la reunión que mantiene también este domingo Podemos, Simancas ha expresado “todo el respeto para los análisis y las decisiones que adopten”, pero ha querido recordar a la formación de Pablo Iglesias que “que la mayoría de los españoles y las españolas que han votado cambio el 20 de diciembre no entenderían que se malograra la oportunidad de afrontar las grandes transformaciones que tiene pendientes este país –por ejemplo, la recuperación justa para conseguir buenos empleos o la regeneración democrática para abrir las instituciones a la participación y cerrarlas a la corrupción-, por el empecinamiento en un referéndum de autodeterminación que no es una prioridad para la mayoría, que va contra la ley, contra el sentido de la historia y contra el mismísimo sentido común”.