"Rajoy sigue sin dar explicaciones sobre el caso Gürtel y vuelve a recuperar la teoría de la conspiración como única justificación"

"Con sus palabras de apoyo expreso a Camps, Rajoy liga su suerte a la del dirigente valenciano, al tiempo que demuestra una palpable debilidad interna"

"La comparecencia pública de hoy del presidente del PP, Mariano Rajoy, ha reflejado con claridad la estrategia que ha venido adoptado el dirigente popular ante la gravedad de los hechos relacionados con la trama de corrupción que pone de manifiesto el caso Gürtel. Primero lo negó todo y a continuación acusó a la judicatura, a los policías, a la fiscalía e incluso a todo tipo de instituciones, entre ellas al propio Gobierno. Todo menos asumir sus responsabilidades políticas como líder de su partido ante una trama de corrupción que presuntamente implica a destacados miembros del PP, entre ellos al ex tesorero nacional, a un diputado nacional y a numerosos cargos públicos y orgánicos del PP en diversas comunidades como Madrid, Comunitat Valenciana, Galicia y Castilla y León, entre otros territorios de España.

La explicación de estos graves hechos, investigados judicialmente desde el pasado mes de febrero, que presuntamente afectan directamente al PP ha brillado por su ausencia también hoy. Rajoy sigue sin asumir las responsabilidades políticas que son exigibles a su condición de líder del PP. En su lugar, Rajoy ha vuelto a recuperar “la teoría de la conspiración” al acusar de nuevo a diversas instituciones del Estado de actuar contra el PP, dando un paso más en su acreditada irresponsabilidad política impropia en un líder de la oposición y dirigente de un partido que aspira a gobernar en España. Una actitud intolerable que es una consecuencia de la fragilidad de sus argumentos a la hora de adoptar decisiones internas difícilmente comprensibles incluso para la militancia del PP.

En esta “huída hacia delante” puesta de manifiesto en su comparecencia de hoy y sus palabras de expreso apoyo a Francisco Camps, Rajoy no sólo no ha dado razones convincentes sino que liga su suerte a la del dirigente valenciano, al tiempo que demuestra una palpable debilidad interna.

No hay duda que con los argumentos ofrecidos hoy por Rajoy el PP pretende “enterrar” con la defenestración de Ricardo Costa el caso Gürtel a cuenta de una conducta y una actuación tanto o más “impropia” como la que ha tenido el propio Camps. Según se desprende de sus propias palabras “el nivel de exigencia” para con el secretario general del PPCV, Ricardo Costa, tiene que ser mayor que el que se reclama a su inmediato superior, en este caso el presidente Camps. Por lo demás, hay que insistir en que con sus palabras de apoyo expreso a Camps Rajoy liga su suerte a la del dirigente valenciano, al tiempo que demuestra una palpable debilidad interna."