Rubalcaba anuncia que la llegada de inmigrantes en pateras descendió en 2007 un 54% y las repatriaciones aumentaron un 6%

Asegura que estos datos demuestran que "tenemos una política más ordenada y que hay más eficacia"

Un total de 18.057 inmigrantes irregulares llegaron a España a bordo de una embarcación durante el año pasado, frente a los 39.180 que llegaron en 2006, lo que supone un descenso del 54 por ciento, según el balance de política migratoria presentado esta mañana por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El descenso en la llegada de embarcaciones ha sido más acusado en Canarias, donde el número de pateras descendió un 60 por ciento.

Por su parte, las repatriaciones crecieron, en términos generales, un 6 por ciento. En concreto, aumentaron un 26 por ciento los retornos a través de puertos y aeropuertos; un 35,5 por ciento las readmisiones en las fronteras terrestres (la estadística no incluye los datos de Rumanía y Bulgaria, que ingresaron este año en la Unión Europea); mientras que las expulsiones de sin papeles subieron un 31 por ciento.

Mientras tanto, las devoluciones de personas que llegaron en cayucos a través de vuelos descendieron, dado que, tal y como recalcó Rubalcaba, también descendió el número de personas que llegó por esta vía.

En este sentido, los datos oficiales arrojan un incremento del 34 por ciento en el número de repatriaciones de inmigrantes detectados en las fronteras (este dato no incluye por tanto las expulsiones de sin papeles retenidos en España). Este incremento es en términos relativos, teniendo en cuenta el descenso en el número de entradas de extranjeros de manera irregular.

El titular de Interior valoró de manera positivas estos datos. "Nos permite asegurar que tenemos una política más ordenada, que hay más eficacia, que evitamos que salgan (de sus países) y si llegan a España, los retenemos y repatriamos en un porcentaje altísimo", apuntó.