Rubalcaba apela a la confianza, austeridad, las reformas y la cohesión social como "ecuación" para la recuperación

Cree que España es un "gran país" que sabrá salir de esta coyuntura y subraya que_x000D_ el Gobierno hará lo que tenga que hacer

El vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha instado a confiar en la capacidad de España para salir de la actual coyuntura económica y ha apelado a la austeridad, las reformas y la cohesión social como los tres elementos claves que conforman la "ecuación" que conducirá al crecimiento y a la recuperación económica.

En su intervención en Santander en la conferencia inaugural del Congreso Nacional de la Empresa Familiar, el también ministro del Interior ha llamado a los empresarios a contribuir en la transmisión de ese mensaje de confianza en España, que es "un gran país" que ha "salido" de otras crisis y coyunturas desfavorables y sabrá "salir también de ésta".

A ese empuje del propio país, se suma la "voluntad política" del Gobierno, que tiene "tenacidad y constancia" y va a hacer "lo que tenga que hacer". "Sabemos que hay cosas que son difíciles, pero si no lo hacemos ahora, dentro de unos años lo pagaremos caro" en términos de bienestar social, ha advertido Pérez Rubalcaba.  Según ha señalado, la crisis ha sido "global y profundísima" y "no vamos a salir solos" ni haciendo lo mismo que en otras crisis, pero cree que se han hecho "los

deberes" y, aunque "queda por hacer" y todavía hay "incertidumbre", está mejorando la situación.

Pérez Rubalcaba sostiene que el crecimiento en Europa es todavía "débil y asimétrico" y admite que España seguirá este año en "crecimiento negativo", pero para 2011 augura ya un repunte y un crecimiento "claramente por encima del 1 por ciento". La receta que da para la recuperación se nutre de austeridad, reformas y cohesión social. En lo que respecta a la austeridad, ha incidido en la importancia del presupuesto para contribuir  a la sostenibilidad, y ha aludido también a la contención del déficit, del que se van a "corresponsabilizar" el conjunto de las administraciones públicas.

En cuanto a la cohesión, cree que el presupuesto de 2011 es un "buen ejemplo", ya que el 58 por ciento se destina a gasto social, entre otras cosas por la cobertura del desempleo, pero también por el mantenimiento de las partidas para dependencia o becas.

Y en lo que se refiere a las reformas, el vicepresidente ha repasado algunas de las ya abordadas, como las del mercado laboral y del sistema financiero, y ha señalado las que quedan por acometer, como la reforma de las pensiones, en la que ha deseado que haya un acuerdo.

QUEDA MUCHO POR HACER

En su opinión, "quedan muchas cosas por hacer" en torno a esos tres ejes. Por ejemplo, ha abogado por seguir trabajando sobre la competitividad, por diseñar una "nueva agenda social" y por la creación de entornos favorables a la iniciativa privada.

También reivindica algunas reformas estructurales, como la de la energía, la industria y también el transporte (fundamentalmente en lo relativo al transporte de mercancías por la red ferroviaria), y ha apostado por "revisar" las políticas activas de empleo, porque no se está "gastando bien" el dinero destinado a estas tareas.

En esa labor para la recuperación, ha subrayado la "voluntad política del Gobierno". "Vamos a hacer lo que tengamos que hacer", ha señalado el vicepresidente, quien ha hecho una llamada a la confianza y ha pedido a los empresarios que contribuyan a difundir ese mensaje.

...