Rubalcaba comunica al presidente que deja el Gobierno

Considera conveniente abandonar el Gobierno para centrarse en exclusiva en sus tareas como candidato y no dificultar los trabajos de Gobierno

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado hoy que abandonará el Ejecutivo "de forma inmediata" y así se lo ha transmitido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Rubalcaba, que mantendrá su escaño de diputado en el Congreso, ha efectuado este anuncio al comienzo de la rueda de prensa del Consejo de Ministros, en la que ha dicho que será su última comparecencia de estas características como vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz.

"Ahora ya no me corresponde a mí fijar los tiempos, pero inmediato es inmediato", ha respondido Rubalcaba al ser preguntado sobre cuándo se materializará el cambio de Gobierno: "Será mañana sábado, el domingo o en los primeros días de la semana que viene", ha sugerido.

Ha recordado que en su primera rueda de prensa, tras ser avalado por el comité federal del PSOE como candidato, el 30 de mayo, ya avisó de que, cuando sintiera que su compromiso como tal le dificultaba las tareas del Gobierno, abandonaría el Ejecutivo.

Y ese momento, según ha subrayado, ha llegado ahora, 24 horas antes de que el comité federal de mañana le proclame definitivamente como el nuevo cartel electoral del partido para las próximas elecciones.

No se ha querido pronunciar sobre un hipotético adelanto electoral y ha vuelto a recordar que esa es "la otra gran competencia" del presidente del Gobierno, la de decidir cuándo son los comicios, junto con la remodelación de su gabinete.

Sin embargo, ha recalcado que sigue creyendo lo que el propio Zapatero ha dicho en numerosas ocasiones sobre este asunto y ha comunicado en público: que las elecciones serán cuando tocan, es decir, en marzo.

Tras definirse como "maniático" de los tiempos y las formas, "y no digamos de las competencias", ha insistido en que no hay incompatibilidad legal ni política en encabezar la candidatura y mantener los cargos en el Gobierno, tal y como hacen el propio jefe del Ejecutivo, presidentes autonómicos o alcaldes cuando se presentan a la reelección.

De todos modos, ha seguido la pauta de su "conciencia" y ha considerado conveniente abandonar el Gobierno para centrarse en exclusiva en sus tareas como candidato y no dificultar los trabajos de Gobierno.

"Mañana diré sí a mi partido, estaré plenamente comprometido con él y veo que no debo seguir en el Gobierno", ha aclarado antes de apostillar: "Es el momento y es el lugar de decirlo".

Una decisión que Zapatero conocía ya desde hace "mucho tiempo", ha señalado el candidato socialista, que no ha querido dar ninguna pista sobre sus posibles sustitutos en el Gobierno.

Tampoco ha despejado ninguna incógnita sobre el discurso que pronunciará mañana después de ser proclamado por el comité federal y ha instado a los periodistas a esperar un poco para conocer "cómo se puede formular un programa de Gobierno" que no es contradictorio con lo que ha venido apoyando en el Ejecutivo.

Lo que sí ha asegurado es que contará en su proyecto con el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, pese a que no es el director de su campaña electoral, cargo que ocupa la secretaria de Política Internacional, Elena Valenciano.

"Ya saben quién es Blanco para mí personal y políticamente. Naturalmente contaré con él y espero que él cuente conmigo. Llevamos ocho años trabajando juntos y espero que sigamos haciéndolo", ha resumido.

Preguntado so...