Rubalcaba confía en saber qué ha pasado en Bankia y depurar responsabilidades

El Secretario General anuncia la abstención del PSOE en la votación de la reforma financiera, tras lograr que el Gobierno se comprometa a que "ni un euro público se pierda" con el rescate de las entidades

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, confía en que la comisión de investigación que su grupo ha registrado para esclarecer las causas que han llevado a la nacionalización de Bankia sirva para discutir qué ha pasado, depurar responsabilidades y establecer una hoja de ruta clara para el banco.

Rubalcaba se ha expresado así este jueves en declaraciones en el Congreso, después de que ayer el PSOE registrara en la Cámara una petición para la creación de una comisión de investigación sobre el rescate del grupo BFA-Bankia.

Una decisión que se tomó después de la reunión de la subcomisión encargada de vigilar la aplicación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que acordó la comparecencia del presidente de este órgano y subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, para el próximo jueves.

Según ha explicado Rubalcaba, después de la reunión, el PP dejó claro que no iba a dar el visto bueno a las comparecencias que pedían los socialistas, entre ellas la del gobernador del Banco de

España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, o la del expresidente de Bankia Rodrigo Rato, con lo que reclamaron la citada comisión.

"Aunque pensamos que es mejor el otro camino -las comparecencias-, hemos registrado la comisión de investigación para que se discuta lo que ha pasado", ha indicado.

Encuentro con Durán Lleida

Estas declaraciones se producían después de la reunión que el líder del PSOE ha mantenido con el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, y en la que ambos han compartido la necesidad de que haya grandes acuerdos para superar la difícil situación del país , por lo que han invitado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a dar pasos en este sentido.

Rubalcaba y Duran coinciden en la importancia de que los partidos alcancen algunos acuerdos básicos, al entender que eso ayudaría a reforzar la imagen de España, ahora "muy debilitada" en el exterior, según han juzgado los dos. No obstante, los dos también han señalado que es el Gobierno el que debe dar el primer paso y, en concreto, Mariano Rajoy, y han dejado claro que la consecución de esos acuerdos tiene que hacerse en función de negociaciones y no pidiendo la adhesión sin contrapartidas a las políticas del Ejecutivo.

Rubalcaba ha hecho hincapié en la "enormemente difícil" situación del país para justificar la urgencia de que haya "mucho diálogo y mucho consenso". Después de recordar que tanto el PSOE como CiU se lo han ofrecido a Rajoy en varias ocasiones, Rubalcaba ha querido puntualizar que el consenso no puede interpretarse como adhesión, sino que para consensuar algo hay que dialogar, hablar y acercar posiciones.

Según su criterio, el Gobierno "se confunde y a veces cuando habla de diálogo habla de adhesiones, y eso no es bueno en una democracia", porque lo pertinente es "hablar con todos", incluidos los grupos minoritarios.

De hecho, Rubalcaba tiene intención de reunirse con todos ellos, incluido el PP, "faltaría más", porque ese clima de diálogo es el necesario para ir avanzando en esos grandes acuerdos.

Pese a recordar que la prima de riesgo está casi 200 puntos por encima de cuando Rajoy llegó a Moncloa, Rubalcaba ha optado por mostrarse prudente y ha reiterado que ante una situación tan delicada "la oposición lo que no debe es generar ...