Rubalcaba critica la "contrarreforma" educativa de Wert y su intención de implantar la asignatura obligatoria de ética como alternativa a religión

Advierte de que "si el Gobierno se empecina en su propósito", el PSOE apostará por reconsiderar el Acuerdo con La Santa Sede y que la religión se imparta fuera del horario escolar

El Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha denunciado hoy, en su página de Facebook, que con su “contrarreforma” educativa el ministro Wert pretenda “retroceder 32 años” e “implantar la asignatura obligatoria de ética como alternativa a la religión”.

En su post, Rubalcaba asegura que el Gobierno “reabre así un conflicto donde no lo había”, y le advierte de que, “si se empecina en su propósito”, los socialistas plantearán otra solución que pasa por reconsiderar el Acuerdo con La Santa Sede y cuestionar que la religión se imparta en horario escolar, adoptando así el modelo que existe en otros países de Europa.

El post completo, que puede consultarse en el enlace https://www.facebook.com/AlfredoPerezRubalcaba es el siguiente:

“Hay políticas, como la educativa, en las que el Gobierno no puede esconderse tras la coartada de la crisis para justificar su política de derechas. Wert no tiene excusa para defender su contrarreforma y resulta evidente que sus motivos son, pura y simplemente, ideológicos. Por ideología pretende retroceder 32 años, hasta 1980, cuando el entonces ministro de educación, Otero Novas, estableció lo mismo que quiere implantar ahora Wert: la asignatura obligatoria de ética como alternativa a la religión. Para contentar a un sector muy determinado, el Gobierno reabre un conflicto donde no lo había, y sin medir las consecuencias. Si se empecina en su propósito, los socialistas vamos a plantear otra solución: puestos a retroceder en el tiempo, hagámoslo a 1979 y reconsideremos el Acuerdo con La Santa Sede; puestos a cuestionar decisiones, cuestionemos que la religión se imparta en horario escolar. Puestos a cambiar el modelo, adoptemos el que existe en otros países de Europa, y saquemos la religión de las horas de clase. Que, como sucede en Francia, quien quiere religión se quede al acabar las clases, y que quien no la quiere se marche a casa”.