Rubalcaba defiende que la UE aplique el pacto por el crecimiento y el empleo que impulsó Hollande hace un año para encarar la recesión

Subraya que "no tenemos tiempo" y advierte del "deterioro social", la "grave desafección" y la "preocupante" fractura entre el norte y el sur de Europa si no cambia la política económica_x000D_

El Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha efectuado esta tarde en París una propuesta para que la Unión Europea salga de la recesión: que se aplique el pacto por el crecimiento y el empleo que adoptaron los líderes de la UE hace un año a instancias del entonces recién elegido presidente galo, François Hollande, pero que “no se está aplicando al mismo ritmo que avanza la crisis”. El dirigente socialista español mantiene hoy una intensa jornada de trabajo en París de contactos con partidos socialistas que demandan otra orientación de la política europea como solución para la crisis.

En su intervención en el primer panel del Foro de Progresistas Europeos: reorientar Europa hacia el crecimiento y el empleo, en el que ha tomado la palabra esta tarde después de hablar por la mañana en la Segunda Cumbre de Líderes Progresistas del Sur de Europa, Rubalcaba ha alertado de que “no tenemos tiempo” para seguir demorando las soluciones, que deben adoptarse sin más dilación. En su intervención, ha comparado las situaciones a ambos lados del Atlántico. Frente a un Estados Unidos “que lo hizo bien”, Europa lo ha hecho “mal”, debido a la aplicación de una política de austeridad “enfermiza” en la UE y la vigencia de un sistema económico y monetario “mal diseñado”.

Es por ello que, ha insistido Rubalcaba, se hace necesario un “cambio profundo de diseño” de las políticas, que conjugue austeridad y crecimiento. Una austeridad “inteligente”, ha precisado, que es la que debe defender la izquierda, “compatible con crecimiento y empleo”.

El líder socialista ha denunciado el impacto de los recortes sobre países como Grecia, España, Portugal e Italia, cuyas previsiones económicas tampoco son halagüeñas y demuestran que “las políticas que se aplican no han funcionado”. Y ha concluido avisando de que “no tenemos tiempo” para el cambio de orientación, a la vista tanto del “deterioro social” como de la “grave desafección” hacia la política que experimentan la ciudadanía y la “preocupante” fractura que se está abriendo entre las naciones del norte y del sur de Europa.