Rubalcaba denuncia que los recortes del PP "nos llevarán a una grave depresión económica y a la destrucción de empleo"

Advierte de que el peso de los ajustes recae sobre las clases medias y bajas, los pensionistas y los jóvenes

“Ajustes, sí”, “pero este ajuste no es justo”. De esta manera, el Presidente del Grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado hoy que sus diputados votarán en contra de la convalidación del Real Decreto aprobado ayer por el Gobierno, y ha advertido que este plan de recortes “nos llevará a una grave depresión económica y a la destrucción de empleo”.

Las medidas provocarán más recesión y más paro. Esta es la conclusión a la que ha llegado Rubalcaba y el equipo económico del grupo parlamentario con el

que se ha reunido esta mañana en Ferraz, para desmenuzar el alcance y los efectos del paquete de recortes que recoge el Real Decreto que ya publica hoy el BOE. “Las medidas nos parecen malas porque el camino que se ha elegido es un camino malo, porque nos lleva a la depresión y a la destrucción de empleo, porque recorta en investigación y porque hace recaer los costes del ajuste sobre las clases medias y bajas, los jóvenes y los pensionistas”.

Por esta razón, porque los recortes recaen sobre los más débiles y porque no estimularán el crecimiento, Rubalcaba ha pedido a Mariano Rajoy que comparezca en el Parlamento para explicar el ajuste. Y para que, además, explique, que, en realidad, Rajoy “sólo tenía un plan: llegar a la Moncloa y nada más”.

“Estamos de acuerdo en que hay que reducir gasto –el improductivo, no el productivo-, ¿hay que subir impuestos?, sí. Siempre hemos dicho la verdad –no como el PP que dijo que iba a bajarlos y lo primero que ha hecho al llegar al Gobierno es subirlos-. Pero hay que hacerlo con justicia”. Por tanto, Rubalcaba ha defendido que hay otra forma de encarar el ajuste de la economía y del déficit público. Y el camino no es ajustar en educación y en I+D, sino modificar otros impuestos que no perjudican ni al consumo, ni al crecimiento de la economía.

Estos impuestos, como ya defendió Rubalcaba durante la campaña electoral, son los que pueden gravar a los grandes patrimonios y a las grandes corporaciones, a través del incremento y de la revisión del actual Impuesto de Sociedades. Son tributos “que afectan a quien más tiene y pueden pagar y no van a reducir ni su consumo ni la actividad económica”.

“Ajustes, sí, pero con incentivos al crecimiento”, defiende una y otra vez Rubalcaba, ya que por la vía única de la consolidación fiscal, habrá una depresión del crecimiento. Es decir, ha insistido en que el camino elegido por el Partido Popular no es el correcto, ya que “si la economía no crece, el déficit seguirá subiendo y es una pescadilla que se muerde la cola”.

La injusticia del ajuste

Además de la ineficacia del duro plan de recortes, Rubalcaba ha denunciado de forma intensa su profundo carácter injusto, porque “se basa en menos salario y más trabajo” y porque “dos tercios del ajuste lo van a pagar las rentas del trabajo y sólo un tercio las rentas del capital”. Es decir, es un ajuste vía incremento del IRPF que afecta en su mayoría a las rentas medias-bajas.

Como ha dicho Rubalcaba, “no puede ser que los españoles que ganan menos de 53.000 euros al año tengan que pagar el 70% del ajuste”.

 

Y quedan los pensionistas, para quienes, según Rubalcaba, el Gobierno les “da lo comido por lo servido”. Es decir, “les suben con una mano las pensiones el 1%, pero con la otra mano les quitan un 0,75% en la renta...