Rubalcaba denuncia que Mariano Rajoy actúa al dictado de Aznar, que es su "ventrílocuo"

Cree que la figura del expresidente es “irrelevante” a los ojos del mundo, pero le preocupa que el único sitio “donde siga pintando” sea en Génova, sede del PP, e insiste en que el candidato conservador oculta su programa porque “si dice lo que va a hacer perderá muchos votos”

 El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vuelto a denunciar esta mañana que su adversario conservador, Mariano Rajoy, no muestra a las claras su programa “porque si dice lo que va a hacer, perderá muchos votos”. Rubalcaba recordó que Rajoy se limitó a leer en el debate televisado del lunes, “y cuando veo a Rajoy leer, lo que pienso es quién se lo habrá dictado, e inmediatamente se me aparece Aznar, y eso sí que me preocupa mucho, me preocupa mucho por mi país” que Aznar sea el ventrílocuo de Rajoy.

En su discurso, el líder del PSOE fue remarcando las diferencias con el PP en todas las materias. La primera, en igualdad. Tras hacer mención a lo sucedido ayer en un mitin del PP en Valencia en el cual se entonó “somos madres, mantenemos nuestra casa limpia y pura”, el candidato socialista subrayó que el PSOE está por una “radical igualdad” entre hombres y mujeres en todas las parcelas de la vida, desde la empresa a la política. Rubalcaba denunció que si el PP gana las elecciones se producirá un retroceso en materia de derechos, porque en eso tampoco somos iguales”. En este punto, Rubalcaba expresó su defensa del derecho al aborto, de la ley de igualdad y del matrimonio entre personas del mismo sexo. Y refiriéndose a Pilar Alegría, la cabeza de lista por Zaragoza, Rubalcaba remarcó la importancia de que “haya mujeres al frente de las candidaturas”.

El candidato enumeró las muchas diferencias que separan los proyectos del PSOE y del PP, para señalar que no es lo mismo salir de la crisis por la izquierda que por la derecha. Solo hay algo que tienen en común Rajoy y Rubalcaba, ironizó el candidato: que ambos apellidos empiezan por la letra erre. Pero ahí se acaban las semejanzas, porque, comentó, a él le hizo ministro Felipe González, y a Rajoy el expresidente Aznar, que lleva “mucho tiempo” haciendo algo “inconcebible” en cualquier país de Europa o en Estados Unidos: “Un expresidente que habla mal de su país” con sus permanentes alusiones a que España está “en la ruina”.

No obstante, Rubalcaba cree que la figura de Aznar es “irrelevante” para los inversores porque “los europeos y los ciudadanos del mundo saben que es un expresidente que habla con rencor de su país y por eso le tienen descontado; porque es irrelevante, no pinta nada”, aunque le preocupa que “el único sitio en donde sigue pintando es en Génova [sede central del PP]”.

Ante las más de siete mil personas asistentes al mitin de Zaragoza, el cabeza de cartel socialista deploró que en una situación de crisis como la que vive España “no es decente no presentar un programa electoral” como hace el PP. Y por eso Rubalcaba tiene una doble tarea: “Explicar el nuestro y desenmascarar el suyo”. “Yo defiendo mi programa”, apostilló, mientras que Rajoy no lo hace, “porque si dice lo que va a hacer, posiblemente se quede sin muchos votos”.

En el repaso de diferencias con el PP, Rubalcaba apuntó cuestiones como la defensa del papel de los poderes públicos, en Europa y en España, para reactivar la economía; la necesidad de “abaratar la contratación” en nuestro país mediante recursos públicos para facilitar la creación de empleo; el mantenimiento de la cobertura del desempleo; el amparo de los convenios colectivos de las pymes; y la salvaguarda de la sanidad y la educación públicas en estos momentos de crisis. “Claro que hay que ah...