Rubalcaba: el comunicado de los presos es "un paso más, ni el primero, ni el último" en la hoja de ruta para el final de ETA "que no ha escrito la banda, sino la democracia"

El líder socialista denuncia que "el comunicado de ayer tiene una grave ausencia: la exigencia a la banda de que se disuelva. Y puesto que no la han formulado colectivamente, ahora deberán hacerlo a título individual"_x000D_ _x000D_

El Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha publicado un artículo este domingo en su página en Facebook sobre el comunicado de los presos de ETA. En él, el líder socialista sostiene que “se ha escrito, y yo lo comparto, que el comunicado de ayer tiene una grave ausencia: la exigencia a la banda de que se disuelva. Y puesto que no la han formulado colectivamente, ahora deberán hacerlo a título individual. En todo caso, el somero repaso a la historia del final de ETA nos permite valorar en su justa medida la importancia del comunicado. Un paso más. Ni el primero, ni el último. Un paso más en la hoja de ruta para el final de ETA que no ha escrito la banda, sino la democracia”.

El post íntegro de Rubalcaba es el siguiente:

Hace poco más de dos años, en noviembre del 2011, ETA anunció el fin de la violencia. Con ese anuncio desaparecieron los atentados y la extorsión que durante más de cuarenta años sufrimos los ciudadanos españoles. Es verdad que cesó la violencia, pero no desapareció ETA. Ese es ahora el objetivo: conseguir su disolución.

Para que el final de la violencia llegara hicieron falta muchas cosas. Por supuesto, los éxitos policiales y judiciales, el aislamiento internacional de la banda, el rechazo social en Euskadi, el permanente ejercicio de dignidad de las víctimas….Ese paso llegó también de la mano de las fracturas en el mundo terrorista. De la decisión de la denominada Izquierda Abertzale al de aceptar las reglas de la democracia. Siempre he pensado que Batasuna no tomó esa opción por razones morales, sino por el convencimiento de que la batalla estaba perdida, que la violencia no llevaba a ningún sitio y que, por tanto, ETA era en realidad un freno para sus aspiraciones políticas. Siempre he creído que la decisión del brazo político de ETA no hubiera sido posible si la banda terrorista hubiera conservado su capacidad operativa. En todo caso, esa fractura se produjo, como se produjeron disensiones importantes en el mundo de los presos. Un colectivo de una enorme importancia para ETA. En el momento en que afloraron esas LAS disensiones, el Gobierno de Zapatero estableció las condiciones de la actuación del Estado en materia penitenciaria, a través de la llamada Vía Nanclares, a la que se acogieron unas pocas decenas de presos: Tratamientos individuales, es decir, nada de amnistías; condena de la violencia; reconocimiento del daño causado y, por supuesto, la ley, la aplicación de la ley. Ahora, tres años después, el colectivo de presos de ETA en un comunicado propio de la banda, repleto de elusiones y ambigüedades, parece que acepta las condiciones de la Vía Nanclares. Las decisiones individuales de los presos aclararán, en todo caso, si eso es así Paso a paso, la banda va asumiendo las exigencias del Estado de Derecho. La aceptación de las reglas para participar en la política democrática, el abandono definitivo de la violencia, sin duda la decisión más trascendente para los ciudadanos. Ahora, el cumplimiento de la legalidad penitenciaria. Mañana, que nadie lo dude, el desarme y la disolución.

Se ha escrito, y yo lo comparto, que el comunicado de ayer tiene una grave ausencia: la exigencia a la banda de que se disuelva. Y puesto que no la han formulado colectivamente, ahora deberán hacerlo a título individual. En todo caso, el somero repaso a la historia del final de ETA nos permite valorar en su justa medida la importancia del comunica...