Rubalcaba: en la última tregua, ETA "salió derrotada política y policialmente" gracias a que "se hicieron las cosas bien"

El vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha insistido durante la rueda de prensa celebrada tras el Consejo de Ministros en que no polemizará con el PP en materia antiterrorista porque "estamos ante el principio del fin de ETA" y quiere que las cosas "no se estropeen" y "sigan yendo así de bien"._x000D_

Rubalcaba ha reiterado que de la última tregua, ETA "salió derrotada política y policialmente” gracias a que "se hicieron las cosas bien", y ha afirmado que la banda terrorista "se ha equivocado en todas las treguas", pero en la de 2006 "se equivocó especialmente, y el Estado lo hizo especialmente bien, entre otras cosas, porque habíamos aprendido de lo que pasó singularmente en la del 98”.

"Por eso estamos donde estamos", ha reiterado el vicepresidente primero del Gobierno, quien ha mostrado convencido de que "estamos abordando el final del terrorismo". Por ello, ha querido evitar "entrar en polémica con el PP”, y no ha respondido a las críticas que ha recibido a lo largo de la semana desde el principal partido de la oposición, aunque ha apuntado que "cuando escucho a algún dirigente del PP hablar del pacto antiterrorista pienso en que menos mal que están en el pacto porque, sino, no sé qué harían conmigo”.

Sobre las críticas realizadas por el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, contra los gobiernos socialistas por el GAL y la negociación con ETA, Rubalcaba, aseguró que las expresiones de Aznar "se comentan por si solas", y ha añadido que "no hay más que escucharle para saber qué le pasa por la cabeza o por las tripas, que es un sitio mucho peor para tener las cosas atascadas".

Acuerdos del Consejo de Ministros

Durante la rueda de prensa, el vicepresidente primero del Gobierno ha informado sobre la aprobación por parte del Consejo de Ministros del anteproyecto de ley que regula los servicios de atención al cliente destinados a los consumidores y usuarios, cuyo objetivo es, según ha explicado, acabar con la letra pequeña y las cláusulas "draconianas" existentes en algunos contratos de las empresas.

Así, Rubalcaba ha recodado que las grandes empresas de más de 250 trabajadores tienen unos servicios de atención al cliente "que no siempre hacen las cosas del todo bien, por decirlo suavemente", y que “hay un grado de insatisfacción generalizado entre los ciudadanos sobre la información que reciben de este tipo de empresas", especialmente con aquellas relacionadas con el suministro de agua, gas, electricidad, transportes y medios audiovisuales, entre otros servicios públicos.

Por ello, el anteproyecto de ley aprobado hoy incluye distintas medidas obligatorias para estas empresas que se refieren a la transparencia y la claridad en los contratos, y establece un conjunto de requisitos para los servicios de atención al cliente como un número de teléfono y uno de fax que deben ser gratuitos, una dirección de correo electrónico y pautas de información que deben cumplir estas empresas para dar satisfacción los ciudadanos cuando se dirigen a ellas, y que han de incluirse en los contratos y figurar en la página web de la empresa.

Además, el anteproyecto prohíbe el uso de números de tarificación adicional como medio de comunicación con los clientes, y establece un plazo máximo de un mes para

resolver quejas y reclamaciones, y el tiempo máximo de espera para el usuario desde la recepción de la queja al servicio de atención.

El Consejo de Ministros también ha aprobado la creación de la Comisión Asesora de Competitividad, que presidirá el ex ministro de Economía y Hacienda Miguel Boyer, y cuyas funciones serán hacer análisis y estudios que podrán servir de apoyo a la política económica del Gobierno.