Rubalcaba: Esta no es una mala noticia, pero "no es la noticia"

Texto integro de la comparecencia del ministro del Interior

aben ustedes que no es costumbre del Gobierno valorar los comunicados de la banda terrorista ETA. Si lo hacemos hoy, es fundamentalmente porque este comunicado ha dado lugar a muchos comentarios y a no pocas expectativas y creemos que es bueno que se sepa cuál es la valoración que del mismo hace el Ministerio del Interior y por supuesto el Gobierno.

Saben ustedes que todos los gobiernos de la democracia y todos los partidos políticos hemos insistido una y otra vez en que el único comunicado que queremos leer de la banda terrorista ETA, sea aquel en el que ETA declaré el fin y lo haga de manera irreversible y definitiva. Y es evidente que hoy, una vez más, no ha hecho eso que esperamos los partidos democráticos. No lo ha hecho.

De la lectura del comunicado se desprende que nos encontramos ante una ETA con las mismas pretensiones de siempre. Ante una ETA que tiene una visión distorsionada de la realidad, que tiene un catálogo de reivindicaciones que no abandona, incluso si me apuran, ante una ETA con la misma arrogancia; hasta el mismo lenguaje y la misma escenografía.

Es evidente que ETA quiere mantener su posición de tutela, su posición de garante de una supuesta negociación o lo que es lo mismo que ETA sigue pretendiendo que el fin de la violencia tenga precio.

Y por otra parte, y no es menos evidente, en el comunicado se habla de una verificación internacional, que como saben ustedes el Gobierno ha rechazado una y otra vez. En un Estado de Derecho quien verifica son las Fuerzas y los Cuerpos de la Seguridad del Estado.

Si me preguntan ustedes ¿está usted más tranquilo hoy que ayer?. Honestamente les diría que sí. Si me preguntan ustedes ¿esto es el final?. Les diría que no. Si me preguntan ¿esto es lo que la sociedad española espera?. Les diría rotundamente no. Dicho de otra manera ¿esta es una mala noticia?. No lo es, pero esta no es la noticia.

En el mundo de ETA existen movimientos que el Gobierno ha calificado como movimientos de fondo y saben ustedes que existen pretensiones también en ese mundo que tienen que ver con la participación en la vida política. Y quisiera recordarles una vez más, y esto no ha cambiado hoy, que la ilegalizada Batasuna tiene dos opciones y sólo dos si quiere volver a la vida política. O ETA deja la violencia y lo hace de forma irreversible y definitiva y es evidente que hoy no estamos en eso. O bien Batasuna rechaza fehacientemente su relación con ETA. Tampoco se ha producido eso.

Por tanto quiero que esto quede absolutamente claro. Como quiero que quede claro que el pasado ya no va a volver nunca, que el pasado nunca vuelve. Y eso naturalmente tienen que tenerlo en cuenta quienes están pensando o queriendo volver a participar en la vida política.